Compartir
4 de oct 2017
Los estadounidenses Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young fueron galardonados este lunes con el Premio Nobel de Medicina por sus descubrimientos de los mecanismos moleculares que regulan el ritmo circadiano, es decir, el reloj biológico.

El reloj biológico es aquel mecanismo interno que ayuda a adaptar los patrones de sueño, los comportamientos alimentarios, la presión sanguínea, los niveles de hormonas o la temperatura a las distintas fases del día. Es tal su importancia, que cualquier alteración en su funcionamiento puede afectar la salud de una persona. 

Los mecanismos ayudan a explicar por qué las personas que viajan largas distancias por varias zonas horarias a menudo sufren desfase horario (jet lag). Además, tienen implicaciones más amplias para la salud, como una mayor predisposición para determinadas enfermedades.

A partir de los hallazgos realizados por los ganadores del Nobel se ha generado una gran cantidad de evidencia que muestra cómo el mecanismo del reloj interno es determinante para el bienestar individual. Por lo mismo, cualquier desajuste en su funcionamiento puede aumentar el riesgo de padecer varias enfermedades, como trastornos del sueño, depresión, alteraciones cognitivas y de memoria, y problemas neurológicos. 

Se descubrió cómo la luz solar ayuda a sincronizar el reloj biológico del cuerpo humano y cómo la exposición a un exceso de luz a horas inapropiadas puede perturbar dicho reloj.

Así, se demostró que el reloj principal del cuerpo humano está formado por neuronas del núcleo supraquiasmático, situado en la base del cerebro. Estas neuronas están directamente conectadas a las células que captan luz en la retina.

Sin embargo, se ha demostrado también que las células de múltiples tejidos tienen su propio reloj biológico, que se sincroniza con el núcleo supraquiasmático pero que puede funcionar con cierta autonomía. Esto explica que un horario de las comidas adecuado o la práctica de actividad física pueden ayudar a poner en hora el reloj central del núcleo supraquiasmático, por ejemplo tras un vuelo transoceánico. Por el contrario, un horario de comidas desestructurado trastoca el reloj central.

Temas relacionados

Consejos para tener una buena vejez

Consejos para tener una buena vejez

El envejecimiento es un proceso universal pero también heterogéneo, ya que la forma y la velocidad a la que envejecemos depende de muchos factores, como la alimentación, el sueño, la actividad física, entre otros. 

ver articulo completo
Los beneficios de las semillas y frutos secos

Los beneficios de las semillas y frutos secos

Una alimentación balanceada requiere de una amplia gama de productos. Entre ellos se encuentran las semillas y frutos secos.

ver articulo completo
 Enfermedad de Alzheimer: la forma más frecuente de demencia

Enfermedad de Alzheimer: la forma más frecuente de demencia

Un estilo de vida saludable y un estricto control de factores de riesgo, son fundamentales para mantenerse en buenas condiciones.

ver articulo completo
Compartir






Infórmese mensualmente de las novedades con el newsletter de la clínica a través del email

SUSCRIBIRME