• Cirugía puso fin a 3 años de intenso dolor cervical

    14 de oct 2016
    Además de las molestias en el cuello, Alejandra Lozano sufría fuertes dolores en un brazo debido a una discopatía severa y una hernia.

    A comienzos del 2013, Alejandra Lozano comenzó con fuertes dolores a la altura del cuello, en la zona cervical, los cuales no disminuyeron pese a que hizo todo lo que le indicó el médico: kinesioterapia, anti inflamatorios y analgésicos.

    Dos años más tarde, los malestares empeoraron, sumándose la pérdida de fuerza, hormigueo y trastornos de sensibilidad en los dedos de la mano izquierda.  “Empecé a sentir un dolor súper intenso en el brazo izquierdo. Estuve con muchos medicamentos fuertes y no cedía mucho. Hubo semanas en que lo pasé pésimo”, recuerda Alejandra.

    A mediados del 2015 recurrió al Dr. Roberto Larrondo, traumatólogo especialista en columna de la Clínica Universidad de los Andes, quien le diagnosticó una discopatía severa y una hernia cervical que exigían una intervención quirúrgica. “Tuve harto susto de pensar en una cirugía, pero a la larga sería la única solución al dolor que sentía”, recuerda Alejandra.

    El Dr. Roberto Larrondo explica la intervención: “el procedimiento quirúrgico consistió en la extirpación de la hernia que comprometía el nervio a nivel de la columna cervical,  y la resección completa de dos discos cervicales y el reemplazo de estos dos por una caja intervertebral hecha de un material llamado PEEK”. 

    Tras la cirugía, el dolor de Alejandra desapareció por completo y 12 días más tarde pudo  regresar a su trabajo y retomar su vida normal. 

    Siempre me sentí súper contenida y protegida en la Clínica. El Dr. Larrondo y todo el personal que hay detrás me inspiró mucha confianza”, concluye Alejandra Lozano.





    Este artículo se desarrolló con la colaboración del Dr. Roberto Larrondo, traumatólogo especialista en columna de la Clínica Universidad de los Andes.



    Déjenos sus comentarios...