Compartir
13 de nov 2017
Paula Leiva fue operada mediante técnica laparoscópica, lo que permitió que su recuperación fuese mucho más rápida y con mejor resultado estético.

 Paula Leiva es madre de cuatro hijos y una gran deportista. La montaña y la naturaleza son su pasión, y fue justamente haciendo deporte que comenzó a sentir que algo no andaba bien con su salud.

“Haciendo ejercicios en el gimnasio, se me inflamaba el abdomen. Cuando saltaba sentía que algo me apretaba la vejiga y me daban muchas ganas de ir al baño”
, cuenta Paula.  

Hace años le dijeron que tenía un mioma en la zona del útero, pero que muchas veces se disolvían y que podría convivir con él. Sin embargo, en el chequeo preventivo que se realiza todos los años, detectaron que este mioma había crecido, hasta llegar a los 800 gramos, y que era el responsable de las molestias que estaba sintiendo. 

“Me dolía la vejiga porque el mioma me la estaba aplastando. Cuando me acostaba sentía una pelota dura en el abdomen”, relata Paula. 

Cuando se enteró de su diagnóstico, comenzó a averiguar qué centro de salud tenía la tecnología necesaria para realizar su cirugía de la forma menos invasiva posible. “Yo quería que me operaran vía laparoscopía. Tuve una cirugía de colon con esa técnica y la conocía. No quería tener tajos porque eso duele cuando uno es mayor y, como soy deportista, tenía miedo de que me hubiese molestado. Además, la recuperación es mucho más rápida”, cuenta Paula. 

El Dr. Jorge Tapia, ginecólogo de Clínica Universidad de los Andes, cuenta que la cirugía consistió en extraer el útero mediante técnica laparoscópica, es decir, realizar el procedimiento a través de mínimas incisiones, utilizando trocares e instrumental especial. “La recuperación y el manejo del dolor son muy superiores a la táctica abierta tradicional y la paciente se va de alta en 24 a 48 horas, con retorno precoz a sus actividades habituales”. 

La cirugía, que en principio debía durar dos horas y media, fue más compleja de lo que parecía. Se extendió por cuatro horas y media pues hubo que identificar y proteger estructuras como el uréter y la vejiga. 

Tras la intervención y en menos de 48 horas, fue dada de alta. La paciente recomienda 100% esta técnica, “porque es poco invasiva, la recuperación es rápida, porque estéticamente uno queda bien y, por qué no decirlo, a las mujeres nos importa vernos bien”. 

Compartir

Especialistas relacionados:

Dr. Jorge Tapia Hargreaves

Dr. Jorge Tapia Hargreaves

Dr. Jorge Tapia Hargreaves

Dr. Jorge Tapia Hargreaves

Ginecología y Obstetricia Reserva de hora
 

Temas relacionados

1 de cada 3 mujeres ha sufrido de incontinencia urinaria

1 de cada 3 mujeres ha sufrido de incontinencia urinaria

Variados factores de riesgo pueden afectar a la mujer y podrían determinar que aparezca el síntoma.

ver articulo completo
Prolapso Genital

Prolapso Genital

Aunque pocas hablan de ello, entre un 3 y un 11% de las mujeres sufre de prolapso genital.

ver articulo completo
El milenio de la mujer

El milenio de la mujer

Columna del Dr. Enrique Oyarzún, Ginecólogo y Obstetra de nuestra Clínica. 

ver articulo completo






Infórmese mensualmente de las novedades con el newsletter de la clínica a través del email

SUSCRIBIRME