El propósito que tiene esta técnica es corregir deformidades existentes y revertir el dolor que genera el desgaste de las articulaciones del pie. Para eso se unen los huesos, con el fin de que la extremidad quede con la estructura que corresponde. La cirugía tiene buenos resultados porque mejora la estabilidad de los pacientes y la marcha.

Reserva de hora