Es una de las cirugías para tratar la tensión crónica en la fascia plantar. Consiste en hacer una o dos incisiones de menos de un centímetro, en uno o ambos lados del talón, por las que se introduce instrumental médico y una cámara. Se corta parte de la fascia cerca del hueso del talón. Es una operación ambulatoria que dura aproximadamente una hora.

Reserva de hora