SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos

Búsqueda de patologías

En Clínica Universidad de los Andes ponemos a tu disposición a una serie de definiciones que abordan términos médicos ligados al mundo de la salud y los cuidados del paciente.
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.

 

Transfusión feto fetal

La transfusión feto fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10 a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, embarazos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que uno esté anémico (donante) y el otro (receptor) esté pletórico de sangre.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y, a causa de esto, el líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. Por otra parte, el feto receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando gran cantidad de líquido amniótico, lo que podría generar un problema cardíaco por esfuerzo.

Esta patología es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples y de no ser tratada a tiempo puede causar la muerte de ambos fetos en gestación.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos o no. Sin tratamiento, la mortalidad es de un 80%, en cambio, si hay un manejo adecuado y precoz, la sobrevida es de un 80%.

La comunicación vascular en los fetos monocoriales es de prácticamente el 90% de ellos. Sin embargo, el Síndrome de Transfusión Feto Fetal se produce en un reducido porcentaje y las razones por lo cual se produce en uno y no en otros embarazos permanece desconocida.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal: el diagnóstico se realiza mediante una ecografía en donde se evalúa la presencia de una masa placentaria única, sexo concordante, secuencia oligo/polihidroamnio (escasez o exceso de orina), vejigas discordantes (vejiga presente y grande, y la otra ausente), compromiso hemodinámico y cardíaco. El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer antes de las 26 semanas de gestación, porque si es oportuno permite realizar el tratamiento correspondiente para aumentar las probabilidades de sobrevida de los fetos.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital de los niños que están por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el cual se destruyen las comunicaciones vasculares entre los fetos. Este tratamiento de terapia fetal es la herramienta de elección en este tipo de casos.