Compartir
12 de abr 2018
La clave es supervisar y orientarlos en un buen uso de internet.

Cada vez es más común ver a niños usando celulares con acceso a internet, donde pueden pasar horas utilizando redes sociales en sus casas e incluso en las salas de clases. 

En ese contexto, la Dra. Andrea Aguirre, psiquiatra infanto-juvenil de Clínica Universidad de los Andes, participó en la investigación “Efectos de la adicción al celular en los colegios”, elaborada por la Universidad de los Andes, donde se detectó que los niños bajan hasta tres décimas sus notas por cada hora de uso de celular. 

En esa línea, la especialista nos responde cómo influyen, qué riesgos corren y cómo deben actuar los padres, frente al uso de redes sociales e internet de los niños. 

¿Cómo influyen las redes sociales al desarrollo personal? 

El desarrollo personal puede verse afectado en muchas áreas. 

En el área social vemos que la forma de aproximarse al otro, el hacer amigos y relacionarse en persona podría ser más difícil que con sus amistades virtuales en la red. No será lo mismo en el contacto directo, ya que se pueden ver niños más torpes en sus habilidades sociales.

En el área cognitiva podemos tener niños con alteraciones en la adquisición de la lecto-escritura, concentración y memoria, que desarrollen menos la motricidad gruesa y fina o que disminuyan la creatividad que naturalmente se produce en el juego tradicional y en el aprendizaje experiencial.

En lo familiar disminuye la comunicación y existe el riesgo de que los padres no se informen de lo que les sucede emocionalmente a sus hijos y que pasen desapercibidos síntomas depresivos o ansiosos.

¿Qué riesgos corren los niños? 

El principal riesgo es la exposición a personas que quieren aprovecharse de ellos sexualmente u obtener datos personales, suplantación de identidad y ciberbullying.

También debemos considerar el aumento del sedentarismo y eventual aumento de peso. Empeorar los hábitos del sueño y alimentación y de posibles accidentes por estar mirando el celular y no estar atentos a su entorno.

¿A qué edad se recomienda que los niños accedan a redes sociales?

La recomendación para que un niño acceda a redes sociales es cuando ya tenga la capacidad de poder discernir entre lo beneficioso y lo peligroso. Cuando haya desarrollado la moral y cuando sea más autónomo, lo que coincide generalmente con la adolescencia alrededor de los 14 o 15 años. Pero como todavía están en formación siempre es necesaria la supervisión y observación del adulto.

¿Cómo afecta el uso de redes sociales e internet en niños? 

El uso inadecuado de redes sociales e internet puede generar niños más inmaduros, más impulsivos, menos empáticos y con un mayor problema de atención, ya que se ha visto un aumento en el déficit atencional. 

¿Qué consecuencias puede tener el uso abusivo de pantallas?

Puede tener consecuencias a nivel del desarrollo del sistema nervioso central. Durante los primeros años de aprendizaje, los niños ejercitan varias habilidades en una sola actividad. Tocan, sienten, huelen, interactúan socialmente, lo que las pantallas no permiten. El experimentar con los sentidos nos ayuda a fijar los conocimientos y vivencias en la memoria. 

También se ha visto un efecto en el dormir, ya que la iluminación de las pantallas directo a los ojos altera la liberación de la melatonina, hormona natural que activa el sueño. 

¿Qué consejos les darías a los papás?

Es importante que los padres mantengan una vigilancia permanente de los sitios web a los cuales acceden sus hijos, supervisarlos y guiarlos en el uso de las redes sociales, mantener una comunicación fluida y prevenir de los posibles peligros a los cuales se pueden enfrentar limitando el uso de internet a determinadas horas al día. También se pueden bloquear con claves el uso de aparatos electrónicos y principalmente concientizarlos de no establecer relaciones con extraños y nunca entregar los datos personales.  

El involucramiento en los contenidos ya sea de redes sociales o juegos de video ayudan a mejorar la comunicación entre padres e hijos, el prohibir por prohibir se ha visto que no siempre da los resultados esperados.

Compartir

Especialistas relacionados:

Dra. Andrea Aguirre Gajardo

Dra. Andrea Aguirre Gajardo

Dra. Andrea Aguirre Gajardo

Dra. Andrea Aguirre Gajardo

Equipo Pediátrico Reserva de hora
 

Temas relacionados

¿Cómo ayudar a los niños a volver a la rutina?

¿Cómo ayudar a los niños a volver a la rutina?

El cambio en los horarios es lo que más les cuesta retomar a los escolares.
 

ver articulo completo
Vuelta al colegio: cuidado con las mochilas pesadas

Vuelta al colegio: cuidado con las mochilas pesadas

Escoger una buena mochila y cargarla correctamente es fundamental para evitar lesiones en la columna.

ver articulo completo
La obesidad infantil no es un juego

La obesidad infantil no es un juego

El número de niños con obesidad en el mundo ha aumentado diez veces en cuarenta años. 

ver articulo completo






Infórmese mensualmente de las novedades con el newsletter de la clínica a través del email

SUSCRIBIRME