Clínica Universidad de los Andes / Médicos y Especialidades / Diccionario Médico / Detalle Diccionario Médico

Artritis

Artritis es la inflamación de una o más articulaciones, enfermedad que afecta a millones de personas en el mundo. La articulación es el lugar donde se unen dos huesos para permitir el movimiento y que está conformado por estructuras diseñadas para este fin: cartílago, membrana sinovial, ligamentos, cápsula, meniscos, bursas y tendones.

La artritis -si no se trata oportunamente- puede conducir a la destrucción de todo el aparato articular, lo que causa dolor, hinchazón (inflamación) e impotencia funcional (rigidez).

Existen muchas causas de artritis: infecciosa (séptica), metabólica (gota), autoinmune (reumatoide, lupus, psoriasis), hereditarias (espondiloartritis), tumoral y degenerativa (osteoartritis o artrosis).

La artritis reumatoide es un importante problema de salud pública, pues afecta al 1% de la población, generalmente a mujeres jóvenes, y sin tratamiento produce graves secuelas articulares y discapacidad.

Los síntomas pueden ir desde leves y esporádicos hasta intensos y progresivos. Los signos y síntomas más frecuentes son:

  • Dolor articular
  • Rigidez matutina (usualmente mayor a 1 hora)
  • Aumento de volumen o hinchazón
  • Enrojecimiento y aumento de temperatura de las articulaciones
  • Disminución de la amplitud del rango de movimiento
  • Deformidad
  • Discapacidad

No se conocen bien las causas de la artritis. Los genes, el ambiente y las hormonas pueden tener un rol. También existen factores que predisponen a desarrollar la enfermedad. Estos son:

  • Antecedentes familiares: Algunos tipos de artritis tienen un importante componente hereditario, por lo que se debe indagar en la historia familiar.
  • Edad: El riesgo de osteoartritis o artrosis aumenta con la edad.
  • Sexo: Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar artritis autoinmunes (reumatoide y lúpica), mientras que los hombres tienen más gota.
  • Lesión articular previa: Lesiones articulares complejas en la juventud, pueden conducir a artrosis con el correr de los años (lesión de meniscos, por ejemplo).
  • Obesidad: El peso extra recarga las articulaciones -en especial las rodillas y caderas-, por lo que quienes padecen obesidad, tienen un mayor riesgo de desarrollar artrosis.

Los tratamientos varían según la causa de la enfermedad.

Dentro de los más utilizados para la artritis, están la indicación de uso de antiinflamatorios, corticoides y los fármacos antirreumáticos modificadores de enfermedad, como el metotrexato y los biológicos.

La elección del tratamiento ideal se debe realizar de manera individualizada junto al reumatólogo, considerando el tipo de artritis, severidad, efectos adversos, costos, enfermedades concomitantes y otros factores.

La detección temprana y el tratamiento oportuno son los factores más importantes para lograr un buen pronóstico a futuro y evitar las secuelas.

Tanto el lupus eritematoso sistémico, como la artritis reumatoide, son patologías cubiertas por el GES.

En Clínica Universidad de los Andes, para el tratamiento de estas enfermedades contamos con terapias de última generación, que, si bien son de alto costo, están incluidas en la Ley Ricarte Soto.

DICCIONARIO MÉDICO

Enfermedades y Tratamientos

Ver todas
Reserva de hora