The specified form no longer exists or is currently unpublished.
Mi Clínica UANDES

Contacto

Avda. Plaza 2501, Las Condes, Santiago. Chile

Mesa Central (56) 22 618 3000

Reserva de Horas (56) 22 618 3100

Rescate (56) 22 826 1111

contacto@clinicauandes.cl

Mi Clínica UANDES

Le recordamos que se mantiene la obligación de usar mascarilla en todo momento en los recintos de salud.

Le recordamos que se mantiene la obligación de usar mascarilla en todo momento en los recintos de salud.

Clínica Universidad de los Andes / Médicos y Especialidades / Diccionario Médico / Detalle Diccionario Médico

Mielomeningocele o Espina Bífida

El mielomeningocele es el tipo más grave de espina bífida, esta afección es una malformación congénita en donde un saco de líquido sale a través de una abertura en la espalda del bebé. Parte de la médula espinal y los nervios están en dicho saco y resultan dañados. Durante el embarazo, la médula queda expuesta y sufre deterioros que generalmente afectan al sistema nervioso y, a partir de este, al aparato urinario y digestivo. Deriva en deficiencias motoras y neurológicas

Esta patología ocurre en 1 de 10.000 nacimientos.

- Pérdida del control de esfínteres.

- Falta de sensibilidad parcial o total.

- Parálisis parcial o total de las extremidades inferiores.

- Debilidad en las caderas, las piernas o los pies de un recién nacido.

La principal causa asociada es el aporte insuficiente de ácido fólico durante el embarazo, ya sea por alteraciones en el metabolismo materno o por una dieta materna inadecuada. Además, algunos medicamentos para la epilepsia, obesidad o diabetes son considerados factores de riesgo para los defectos del tubo neural, que corresponde a la estructura de un embrión en desarrollo, que luego se convierte en el cerebro, la médula espinal y los tejidos que lo rodean.

Generalmente, el tubo neural se forma en el principio del embarazo y se cierra alrededor de los 23 a 28 días de edad del embrión. Sin embargo, en estos casos, una porción del tubo no se cierra adecuadamente, lo que genera defectos en la médula espinal y en los huesos de la columna.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

- El diagnóstico prenatal de mielomeningocele: la ecografía fetal es el método más exacto para diagnosticar el mielomeningocele. Esta afección puede ser diagnosticada durante la ecografía del segundo trimestre. El diagnóstico oportuno permite educar e informar de las probables alteraciones, planear un nacimiento de forma controlada y solicitar la colaboración de otros especialistas, para así concluir el período de gestación de la mejor manera.

- Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos, matronas y médicos materno fetales que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital del niño que está por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.

Cirugía endoscópica: este procedimiento mínimamente invasivo se puede efectuar entre la semana 22 y 26 de gestación. Se realizan mediante una fetoscopía con dos o tres incisiones de 5 mm. Estas incisiones son el punto de entrada a través del útero, en la que se integran herramientas y tecnologías de navegación y robótica que permiten precisión y rapidez para reparar y cerrar la lesión. 

Corrección quirúrgica postnatal: esta se realizará luego del parto, dentro de las primeras 48 horas posteriores al nacimiento en donde se repara y cierra la lesión. En un alto porcentaje de los casos es necesario insertar una válvula ventrículo-peritoneal en caso de existir hidrocefalia severa documentada.

Reserva de hora