The specified form no longer exists or is currently unpublished.
Mi Clínica UANDES

Contacto

Avda. Plaza 2501, Las Condes, Santiago. Chile

Mesa Central (56) 22 618 3000

Reserva de Horas (56) 22 618 3100

Rescate (56) 22 826 1111

contacto@clinicauandes.cl

Mi Clínica UANDES

Le recordamos que se mantiene la obligación de usar mascarilla en todo momento en los recintos de salud.

Le recordamos que se mantiene la obligación de usar mascarilla en todo momento en los recintos de salud.

Clínica Universidad de los Andes / Médicos y Especialidades / Diccionario Médico / Detalle Diccionario Médico

Trastorno bipolar

El trastorno bipolar es una patología que comienza en la adolescencia y se manifiesta con cambios de ánimo, que se alternan entre episodios de euforia o manía con cuadros depresivos. Esta patología es parte del grupo de los trastornos del ánimo.

Hasta un 3% de la población general tiene trastorno bipolar.  

Durante la fase depresiva se puede llegar a experimentar:

-        Tristeza.

-        Angustia.

-        Aumento o reducción de las horas de sueño.

-        Disminución de las ganas de hacer cosas.

-        Cansancio.

-        Cambios en el apetito.

-        Alteraciones de la concentración.

-        Sentimientos de culpa.

-        Ideas de muerte o suicidio.

Durante las fases de ánimo eufórico o fases maníacas se experimenta:

-        Ánimo elevado o irritable.

-        Sentimientos de grandiosidad.

-        Aumento de actividades y energía.

-        Disminución de la necesidad de dormir.

-        Incremento de conductas de riesgo.

-        Síntomas psicóticos (en casos más graves).

Factores genéticos: tiene un importante componente hereditario.

Factores ambientales: estos juegan un papel especialmente en el inicio de la enfermedad, como la exposición a alcohol o drogas y/o traumas psicológicos en la infancia.

El tratamiento consta de al menos tres pilares:

-        Tratamiento farmacológico: se recetan estabilizadores del ánimo para tratar episodios agudos y prevenir episodios posteriores. El episodio maníaco o depresivo debe tener un tratamiento más específico según los síntomas predominantes.

-        Psicoterapia: uno de los objetivos es que los pacientes no abandonen el tratamiento, y también que tengan herramientas para manejar el estrés y eviten situaciones que desencadenen un episodio.

-        Intervenciones de rehabilitación funcional: ayudan al paciente a sobrellevar las limitaciones de la enfermedad.

Reserva de hora