SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Bronquiolitis Obliterante

La bronquiolitis obliterante es una neumopatía poco frecuente, que se produce como una consecuencia de una agresión de las vías aéreas inferiores que ocasionan un estrechamiento o cierre completo de las vías respiratorias. Esta patología puede ser causada por agentes infecciosos como el adenovirus, enfermedades autoinmunes o vasculitis, la inhalación o ingesta de gases tóxicos y un trasplante de médula ósea o pulmonar. 

Los síntomas más frecuentes de la bronquiolitis obliterante son:

Falta de aire

Tos seca

Sibilancias

Fiebre

Sudores nocturnos

Pérdida de peso

Endurecimiento del tejido pulmonar

Existen múltiples causas de la bronquiolitis obliterante como agentes infecciosos, enfermedades autoinmunes o vasculitis, inhalación o ingesta de gases tóxicos y trasplante de médula ósea o pulmonar. Sin embargo, la causa más común se asocia a infecciones respiratorias virales, como el adenovirus. 

En Clínica Universidad de los Andes contamos con la especialidad de enfermedades respiratorias que se dedica a tratar enfermedades del sistema respiratorio.

El diagnóstico de la bronquiolitis obliterante se realiza por medio de la revisión clínica y un examen físico detallado. Además, es necesario realizar exámenes de microbiología aguda para las formas postinfecciosas, una tomografía computarizada torácica, pruebas de función respiratoria y, en ocasiones, una biopsia pulmonar. 

El tratamiento consiste en terapia farmacológica y de soporte para evitar que se produzca mayor daño en los pulmones. Cuando existe hipoxemia grave es necesario realizar oxigenoterapia.

Tratamiento farmacológico: los medicamentos que se receten dependerán de cada caso, pero por lo general incluyen, broncodilatadores, corticoides, antibióticos e inmunosupresores.

Cuando la enfermedad es muy grave, se debe realizar un trasplante-retrasplante pulmonar. Por lo general, este tratamiento es necesario para pacientes que ya han recibido un trasplante pulmonar o de médula ósea.