SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Cataratas

Las cataratas se producen cuando se opacifica (se hace opaco) el cristalino, también conocido como lente natural del ojo, que está ubicado detrás del iris. Esta opacidad impide el paso normal de la luz, lo que genera una disminución progresiva de la agudeza visual, afectando no sólo la cantidad de visión, sino que también la calidad de la misma. Este fenómeno comúnmente ocurre en la medida que envejecemos, siendo más frecuente a partir de los 50 años, y es una causa importante de morbimortalidad en la tercera edad, asociado al riesgo de caídas y accidentes.

Las cataratas son la principal causa de ceguera reversible en el mundo y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 18 millones de personas padecen de ceguera bilateral a causa de esta enfermedad, representando al 48% del total de las personas ciegas.

Existen diferentes tipos de cataratas, siendo las más comunes las relacionadas con la edad:

  1. Congénitas: los niños nacen con este problema o lo adquieren a los pocos meses de vida. Generalmente, sus causas son hereditarias o de origen genético.
  2. Secundarias: se producen por una contusión, trauma ocular o iridociclitis (inflamación ocular).
  3. Diabéticas: ocurren por niveles elevados de azúcar en la sangre (hiperglicemia).
  4. Relacionadas con la edad: estas cataratas son las más frecuentes y su causa no está totalmente establecida. Sin embargo, existen cambios en la estructura de las moléculas proteicas del cristalino y se cree que intervienen cambios fotoquímicos de las proteínas producto del efecto de acumulación de la exposición a la radiación UV.

Disminución de la visión en uno o en ambos ojos de forma progresiva, sin dolor.
Visión opaca, borrosa o tenue.
Dificultad para ver de noche.
Sensibilidad a la luz.
Necesidad de mucha luz para leer o realizar otras actividades.
Visión de aureolas alrededor de las luces.
Cambios frecuentes en la prescripción de los anteojos o lentes de contacto.
Disminución de la visión de colores o visión con colores amarillentos.
Visión doble en un ojo.

Las causas varían según el tipo de cataratas. Las del adulto mayor corresponden al 80% de las cataratas, ya que el envejecimiento es el principal responsable de esta patología.

Las causas de las cataratas congénitas son hereditarias o asociadas a infecciones durante el embarazo, mientras que las de tipo secundario son producidas por una contusión, trauma o inflamación ocular. Las cataratas diabéticas se producen por la hiperglicemia.

En Clínica Universidad de los Andes contamos con un completo equipo de especialistas para responder y solucionar todos los problemas oftalmológicos de nuestros pacientes adultos y pediátricos. Además, trabajamos en conjunto con la Fundación Oftalmológica de Los Andes (FOLA) para brindar la mejor experiencia a nuestros pacientes con enfermedades de la visión. La FOLA es una institución de larga trayectoria y prestigio nacional e internacional en el campo clínico, académico y quirúrgico, con más de 30 años de experiencia en la resolución integral de patologías oftalmológicas.

El oftalmólogo revisará la historia clínica del paciente, sus síntomas y realizará un examen ocular completo.

Cuando el paciente no puede ver bien con sus respectivos anteojos y las cataratas están afectando su calidad de vida o su capacidad para realizar actividades habituales, tales como conducir de noche o leer, el único tratamiento efectivo es la cirugía (facoemulsificación).

Facoemulsificación: en este procedimiento quirúrgico la punta de una sonda ecográfica que vibra a alta frecuencia emulsiona y rompe la catarata. Posteriormente, el cirujano extrae el material emulsionado, para luego introducir un lente intraocular transparente, en el mismo espacio donde se encontraba el cristalino.

Es un procedimiento ambulatorio que se realiza con anestesia local. Generalmente el paciente está despierto durante el procedimiento y la recuperación es rápida, con excelentes resultados visuales y refractivos.

Ocurre, habitualmente, a partir de los 50 años.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 18 millones de personas padecen de ceguera bilateral a causa de esta enfermedad.