SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Endoprótesis valvular aórtica - TAVI

La endoprótesis aórtica TAVI, que significa implante de válvula aórtica transcatéter (en sus siglas en inglés), consiste en la instalación vía percutánea de una prótesis para sustituir la válvula aórtica dañada o estrechada, patología llamada estenosis aórtica. La TAVI es un procedimiento mínimamente invasivo y se utiliza una prótesis de tejido biológico, habitualmente hecha con tejido pericardíco bovino o porcino.

El procedimiento consiste en acceder al corazón desde la periferia con un catéter, ya sea desde un vaso sanguíneo arterial a nivel inguinal (vía percutánea) o con una pequeña incisión en el pecho mediante la cual se llega a una arteria o a la punta de la cavidad inferior izquierda del corazón (ventrículo izquierdo). Para esto, se utiliza apoyo de imágenes que permiten planificar el abordaje y el tamaño de la prótesis a implantar.

Cuando el catéter (tubo hueco) está instalado, se introduce por él la válvula de reemplazo y un balón, el que luego se expande para presionarla e introducirla dentro de la válvula aórtica original. Cuando la nueva válvula queda fija, se retira el catéter.

El procedimiento se realiza bajo sedación consciente (paciente despierto) y anestesia local o superficial (en un porcentaje bajo de casos, se necesita anestesia general) que requiere un tiempo mínimo de hospitalización, el que puede oscilar entre 1 a 3 días. La persona puede reincorporarse rápidamente a sus actividades cotidianas. Los cuidados posteriores incluirán rehabilitación cardiovascular monitorizada, controles médicos y exámenes complementarios para garantizar la buena evolución de este procedimiento minimalista.

Motivos para su realización

Suele ser el tratamiento indicado para quienes tienen estenosis aórtica severa, enfermedad en que la válvula aórtica, ubicada entre el ventrículo izquierdo y la aorta, se estrecha y no se abre por completo. Entonces, la cantidad de sangre que debe circular hacia la aorta para salir del corazón no es suficiente.

La estenosis aórtica suele no presentar síntomas en las primeras etapas, por lo que muchas personas no saben que la padecen hasta sentir síntomas como dolor u opresión torácica que puede irradiarse hacia el cuello, mandíbula y brazo izquierdo, fatiga y cansancio al hacer ejercicio, palpitaciones, desmayos, entre otros.

Asimismo, se indica en adultos con estenosis aórtica degenerativa con alto riesgo de complicaciones por una cirugía de sustitución valvular a corazón abierto, como puede ser con pacientes de mayor edad.

Cardiología

Cardiología Intervencional y Hemodinamia

Centro de Enfermedades Cardiovasculares