SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Espondilitis Psoriásica

La espondilitis psoriásica es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta la cavidad sacroilíaca de la región lumbar y de la columna vertebral. Esta enfermedad es un tipo de artritis y se caracteriza por provocar una limitación del movimiento de la columna cervical, torácica o lumbar en el plano sagital y coronal.

Se diferencia de la espondilitis anquilosante por el dolor  intenso que provoca, pero existe menor limitación de la movilidad y no se presentan cambios simétricos. Sin embargo, el tratamiento es el mismo. 

Los síntomas más frecuentes de la espondilitis psoriásica incluyen:

- Dolor intenso de espalda. 

- Inflamación de la columna vertebral o de las articulaciones sacroilíacas.

- Rigidez.

- Limitación de la movilidad.

La espondilitis psoriásica es el resultado de la artritis psoriásica, que causa inflamación entre las vertebras y en las articulaciones, entre la columna vertebral y la pelvis.

La artritis psoriásica ocurre cuando el sistema inmunológico ataca células y tejidos sanos, lo que provoca inflamación en las articulaciones y sobreproducción de células.

Cabe destacar que tener antecedentes familiares de la enfermedad podría incidir en su desarrollo. 

El médico realizará un examen físico para evaluar los síntomas del paciente y mediante radiografías o resonancia magnética puede verificar si existen cambios en las articulaciones o huesos.

El tratamiento tiene como objetivo aliviar el dolor y la rigidez, intentando prevenir o retrasar las complicaciones. Éste consiste en la ingesta de medicamentos, kinesiología y, en casos graves, cirugía.

- Medicamentos: para aliviar el dolor, la inflamación y la rigidez el médico receta antiinflamatorios no esteroideos e indometacina. Cuando éstos no son útiles, se sugiere comenzar con medicamentos biológicos que mejoran el proceso inflamatorio.

- Kinesiología: la terapia puede proporcionar alivio del dolor, mejorar la fuerza y la flexibilidad de la persona afectada. Para esto, el terapeuta diseña ejercicios específicos para las necesidades del paciente. 

- Cirugía: la cirugía no es una opción para todos los pacientes, sin embargo, cuando existe dolor intenso y un daño significativo en las articulaciones se requiere cirugía.  En ocasiones, incluso es necesario reemplazar la articulación.