SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Estenosis aórtica

La estenosis aórtica es una enfermedad en que la válvula aórtica, ubicada entre el ventrículo izquierdo y la aorta, no se abre por completo. Entonces, la cantidad de sangre que debe circular hacia la aorta para salir del corazón no es suficiente.

Puede ser congénita (desde el nacimiento) o desarrollarse durante la vida, que es lo más habitual.

La estenosis aórtica se da en, aproximadamente, el 2% de los mayores de 65 años. Es más frecuente en hombres.

La estenosis aortica es poco frecuente en las edades de 50 a 59 años con una frecuencia de 0,2 %, y que llega a un 9,8 % en los mayores de 80 años.

Es una patología que suele no presentar síntomas en las primeras etapas, por lo que muchas personas no saben que la padecen hasta sentir síntomas como:

  • Dolor u opresión torácico que puede irradiarse hacia el cuello, mandíbula y brazo izquierdo.
  • Fatiga y cansancio al hacer ejercicio.
  • Desmayos.
  • En algunos casos, palpitaciones.

Acumulación de depósitos de calcio que estrechan la válvula. Es la principal causa de estenosis aórtica, sobre todo en personas mayores.

Congénita: en vez de 3 velos o valvas existen 2 que son de menor calidad y que se calcifican en forma más precoz.

Fiebre reumática: una de las consecuencias de esta patología es que puede dañar la válvula aórtica.

El tratamiento que se realice dependerá de los síntomas, gravedad y estado de la enfermedad.

Control periódico: en quienes tienen síntomas leves, puede ser que sólo necesiten chequeos cardiológicos frecuentes para analizar el avance de la enfermedad.

Farmacológico: su objetivo es tratar los síntomas. Puede incluir medicamentos para controlar la hipertensión arterial y los niveles de colesterol, y diuréticos para disminuir la acumulación de líquidos.

Cirugía:

-        Reparación de la parte que esté afectada, como las cuerdas o las valvas.

-        Reemplazo de la válvula: se instala otra mecánica o de tejido humano o animal. El procedimiento puede ser mínimamente invasivo o a corazón abierto, dependiendo de la gravedad de la enfermedad, la condición de la válvula y la salud de la persona.