SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Luxaciones

Una luxación se define como la pérdida de la relación que existe normalmente entre los huesos de una articulación. En una articulación normal los huesos tienen una superficie especial para contactar y deslizarse sobre el otro cuando se realizan movimientos. En una luxación se pierde ese contacto  y  su posición normal. Esta afección se caracteriza por ser dolorosa y deformar e inmovilizar la articulación.

Cuando la luxación es parcial o incompleta se denomina subluxación. Las luxaciones más frecuentes se producen en los hombros y en los dedos, pero también se observan en tobillos, codos, caderas, y rodillas.

Los principales síntomas de una luxación son:

Dolor intenso.

Deformidad en la articulación.

Dificultad para mover la articulación.

Sensación de adormecimiento en la articulación y la piel alrededor

Hinchazón o hematomas en la zona afectada.

Las luxaciones son causadas por un trauma sobre la articulación. Se provocan fuerzas de palanca o torsionales y los ligamentos que los estabilizan no son capaces de soportar la fuerza aplicada y se terminan separando los huesos. Estas afecciones se presentan con mayor frecuencia en personas que practican deportes de contacto como el fútbol, básquetbol o rugby, pero se puede dar en cualquier tipo de caída o accidente automovilístico.

El Servicio de Traumatología y Ortopedia de Clínica Universidad de los Andes cuenta con diferentes especialidades, entre estas se encuentra la Medicina Deportiva. Contamos con un equipo altamente especializado y tecnología avanzada, para dar un tratamiento oportuno enfocado en la rehabilitación integral de nuestros pacientes.

El diagnóstico se realiza por medio de un examen físico y además, se realiza una radiografía o una resonancia magnética para confirmar y evaluar el daño de la lesión.

El tratamiento dependerá del sitio y de la gravedad de la lesión. Sin embargo, en la mayoría de los casos primero se debe realizar una reducción que consiste en la alineación de los huesos, para que estos vuelvan a su posición normal.

Posterior a la reducción, se debe realizar el estudio necesario para determinar si es el tratamiento es conservador o requiere cirugía.