SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Neuropatía diabética

La neuropatía es una complicación frecuente y grave de la diabetes. Las personas que padecen esta patología tienen altos niveles de azúcar en la sangre, lo que puede causar daños en los nervios de todo el cuerpo, afectando principalmente los nervios de las piernas y los pies.

Estos síntomas afectan aproximadamente al 25% de los diabéticos y el riesgo de presentar esta enfermedad aumenta con el envejecimiento y cuando el paciente ha presentado diabetes por un largo tiempo.

Existen cuatro tipos principales de neuropatías diabéticas, los cuales son:

  • Neuropatía periférica: este es el tipo más común de neuropatía diabética y afecta principalmente a los pies y las piernas, y en ocasiones afecta las manos y los brazos.
  • Neuropatía autonómica: el corazón, la vejiga, los intestinos, el estómago, los ojos y los órganos sexuales están controlados por el sistema nervioso autónomo. Los nervios que controlan aquellos órganos se podrían ver afectados a causa de la diabetes.
  • Neuropatía proximal: afecta a los nervios de los muslos, los glúteos, las piernas y las caderas. Afectando principalmente a adultos mayores y causando un dolor fuerte que puede llegar a ser incapacitante.
  • Neuropatías focales: esta neuropatía es focalizada y puede dañar a un nervio específico de la cara, el torso o las piernas.


Los síntomas dependerán del tipo de neuropatía y de los nervios afectados. Sin embargo, algunas personas no presentan síntomas hasta que el daño es considerable.

Los síntomas frecuentes de la neuropatía periférica pueden ser los siguientes:

  • Dificultad para sentir dolor o percibir cambios de temperatura.
  • Entumecimiento o sensación de hormigueo.
  • Dolores o calambres agudos.
  • Sensibilidad al tacto.
  • Debilidad muscular.
  • Pérdida de reflejos, equilibrio y coordinación.
  • Úlceras, infecciones, dolor de articulaciones o huesos de los pies.

Los síntomas frecuentes de la neuropatía autonómica pueden ser los siguientes:

  • Cuando baja la glucosa generalmente las personas presentan síntomas. Sin embargo, en estos casos, el déficit de glucosa es asintomático.
  • Infecciones o incontinencia urinaria.   
  • Gastroparesia, que puede provocar náuseas, vómitos o pérdida del apetito.
  • Dificultad para tragar.
  • Disminución o exceso del sudor.
  • Problemas para controlar la temperatura corporal.
  • Dificultad en los ojos para adaptarse a la luz o a la oscuridad.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca, mientras la persona está en reposo.
  • Disminución de la respuesta sexual.

Los síntomas frecuentes de la neuropatía proximal pueden ser los siguientes:

  • Dolor intenso en la cadera, muslo o glúteo.
  • Debilidad en los músculos del muslo.
  • Hinchazón abdominal.                        
  • Pérdida repentina de peso.

Los síntomas frecuentes de la neuropatía focal dependerán del nervio afectado y pueden ser los siguientes:

  • Dolor en la pantorrilla o el pie, en la espalda baja o pelvis, en la parte frontal del muslo, en el pecho o en el abdomen.
  • Dificultad para enfocar.
  • Visión doble.
  • Parálisis en un lado del rostro.
  • Hormigueos (parestesias siguiendo el trayecto del nervio. Los mas frecuentes son el síndrome del túnel carpiano y la meralgia parestésica (atrapamiento del femoro cutáneo)
  • Doble vision y borrosa en el caso de compromiso del motor ocular común o tercer par.

Los altos niveles de azúcar en la sangre causados por la diabetes pueden dañar los nervios, interfiriendo en la capacidad de estos para enviar señales al cerebro. Así como también, existe un debilitamiento de los vasos sanguíneos que proporcionan oxígeno y nutrientes a los nervios.

La neuropatía diabética se diagnostica por medio de un examen físico, una revisión de los síntomas y la historia clínica del paciente.

Esta enfermedad no tiene cura, pero se puede disminuir su progresión con un tratamiento adecuado.  Para reducir el avance de la neuropatía diabética se deben mantener los niveles de azúcar saludables, esto evita o retrasa la progresión del daño en los nervios, y podría mejorar ciertos síntomas. Además, es necesario controlar la presión arterial, mantener un peso adecuado y llevar una vida saludable.

Para aliviar los dolores característicos de esta enfermedad, se recetan medicamentos para el dolor neurálgico relacionado con la diabetes. Estos podrían ser medicamentos antiepilépticos o antidepresivos.

Esta enfermedad genera complicaciones que deben ser tratadas como, por ejemplo:

  • Problemas del tracto urinario: ciertos medicamentos inciden en el correcto funcionamiento de la vejiga. Por lo que el médico podría recomendar la interrupción de la medicación o cambiar los medicamentos. También, es necesario seguir un programa de micción estricto.
  • En otros casos se realiza una autocateterización, es decir, un catéter que drena la orina fuera del cuerpo. Esto podría ser necesario en pacientes que tienen la vejiga con daño nervioso.
  • Problemas digestivos: los pacientes con neuropatía diabética desarrollan gastroparesia. Para disminuir los síntomas, se recomienda consumir pequeñas porciones de comida y con mayor frecuencia, así como reducir el consumo de fibras, grasas, sopas y purés. Estos cambios en la dieta y la ingesta de algunos medicamentos ayudan al paciente a disminuir los síntomas molestos.
  • Hipotensión ortostática: este problema consiste en una presión arterial baja al levantarse, para esto existen medicamentos y se pueden realizar cambios de hábitos simples que incluyen dejar el alcohol, beber mucha agua y dormir con una elevación de 15 o 25 centímetros.
  • Disfunción sexual: existen algunos medicamentos que podrían mejorar la función sexual. Sin embargo, no son efectivos para todos.