SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una patología progresiva del sistema nervioso que afecta el movimiento, provocando temblor, rigidez y lentitud de movimiento.

Es más frecuente en hombres y a mayor edad.

Después del Alzheimer, es la segunda enfermedad degenerativa más común del sistema nervioso.

Afecta a una de cada cien personas mayores de 60 años.

Los primeros síntomas del Parkinson suelen ser leves, incluso, es posible que pasen desapercibidas, pero con el tiempo se intensifican y afectan tremendamente la calidad de vida. Pueden darse diferentes síntomas en cada persona, como:

  • Temblores: Se dan al estar en reposo y lo habitual es que comiencen en una mano o en los dedos. Con el tiempo, puede ir comprometiendo más partes del cuerpo.
  • Rigidez muscular: poco a poco, alguna o varias partes del cuerpo comienzan a tener más tono muscular, lo que se llama rigidez. Esto, además de alterar el movimiento, produce dolor.
  • Lentitud de movimiento (bradicinesia): Es el síntoma cardinal. Se hace evidente porque las cosas que antes se hacían de manera fácil y casi automática, como sentarse, pararse o caminar, se realizan con mayor dificultad y en más tiempo.
  • Alteraciones al hablar: pueden darse diferentes cambios en el habla, como hacerlo más lento o que cueste articular las palabras.
  • Cambios en el equilibrio y la postura: con el avance de la enfermedad la columna se empieza a encorvar, lo que altera la postura. También puede haber dificultad para mantener el equilibrio.

Se debe a la disminución de dopamina, neurotransmisor producido por algunas neuronas. En el Parkinson, muchas de estas neuronas mueren y, al haber menos dopamina, se produce una alteración en la actividad cerebral. Esto se traduce en los síntomas del Parkinson.

Se han estudiado algunos factores que pueden incidir en esta muerte de neuronas, como genéticos (se da en algunas familias por variaciones genéticas) y ambientales (exposición a elementos tóxicos).

-        Tratamiento farmacológico: administración de medicamentos que ayudan a controlar los síntomas, como levodopa, pramipexol, amantadina.

-        Cirugía: estimulación cerebral profunda. Mediante unos electrodos implantados en el cerebro, se reducen los síntomas.