SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Presbicia

La presbicia es un proceso fisiológico, natural del envejecimiento, en donde el cristalino (lente natural del ojo) pierde su elasticidad y la capacidad para enfocar bien los objetos cercanos.

El cristalino cambia de forma con la ayuda de un músculo. Cuando la persona mira algo que está cerca, el músculo se contrae, lo que permite que el cristalino se curve y cambie su capacidad de enfoque. Mientras que cuando la persona mira algo que está lejos, el músculo se relaja. A medida que la persona envejece, el cristalino se vuelve menos flexible y deja de cambiar de forma para enfocar imágenes cercanas haciendo que las imágenes se vean fuera de foco.

Esta pérdida de elasticidad es gradual y comienza a manifestarse a partir de los 40 o 45 años. Se estima que afecta a más del 90% de las personas mayores de 50 años.

Los síntomas más frecuentes se presentan después de los 40 años y pueden ser los siguientes:

Dificultad para leer, en un comienzo las letras más pequeñas y de más cerca.
Visión borrosa a una distancia de lectura normal.
Sostener libros y periódicos a un brazo de distancia para poder leerlos.
Cansancio ocular o dolores de cabeza después de leer o realizar trabajos minuciosos.

La presbicia es causada por un endurecimiento del cristalino (estructura transparente) del ojo y sucede por el envejecimiento.

Además de la edad, existen factores de riesgo como:

Padecer enfermedades como hipermetropía, diabetes y patologías cardiovasculares.
Ingerir medicamentos que se asocian a los síntomas de la presbicia prematura, como los antidepresivos, antihistamínicos y diuréticos.

En Clínica Universidad de los Andes contamos con un completo equipo de especialistas para responder y solucionar todos los problemas oftalmológicos de nuestros pacientes adultos y pediátricos. Además, trabajamos en conjunto con la Fundación Oftalmológica de Los Andes (FOLA) para brindar la mejor experiencia a nuestros pacientes con enfermedades de la visión. La FOLA es una institución de larga trayectoria y prestigio nacional e internacional en el campo clínico, académico y quirúrgico, con más de 30 años de experiencia en la resolución integral de patologías oftalmológicas.

El oftalmólogo diagnosticará la presbicia mediante un examen ocular completo, que incluye una evaluación de la refracción y un examen de salud ocular.

El tratamiento de la presbicia busca compensar la incapacidad que existe en los ojos para enfocar objetos cercanos.

Los anteojos son una manera sencilla y segura de corregir los problemas de visión causados por presbicia. Las opciones son:

Anteojos de lectura: si el paciente no tiene otros problemas de visión, podrá usar anteojos con lentes recetados sólo para leer, no para otras actividades.

Anteojos bifocales: estos lentes tienen una línea horizontal visible que separa la visión para ver de lejos arriba y para leer abajo.

Anteojos multifocales o progresivos: no tienen línea horizontal visible, pero tiene aumentos múltiples que corrigen la visión de lejos, intermedia y de cerca. Las diferentes áreas de los lentes tienen distintos puntos de enfoque.

Anteojos progresivos para la oficina: tienen correcciones para la distancia de cerca y la requerida para usar el computador. Por lo general, se usan para estar en el computador o para leer, y no para manejar o caminar. 

Para quienes no quieren usar anteojos existe la opción de los lentes de contacto para mejorar los problemas de visión que causa la presbicia. Existen los siguientes tipos:

Lentes de contacto bifocales: proporcionan la corrección de lejos y de cerca en cada lente.

Lentes de contacto monovisión: consiste en usar un lente de contacto para la visión de lejos en un ojo (ojo dominante) y un lente de contacto para la visión de cerca en el otro.

Además, existen procedimientos quirúrgicos refractivos, como la cirugía con implante de lente intraocular multifocal para corregir y mejorar tanto la agudeza visual de lejos como de cerca. Esta cirugía se realiza en casos muy bien seleccionados por el oftalmólogo.

Se estima que afecta a más del 90% de las personas mayores de 50 años.