SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Roturas Espontáneas de Tendones

Los tendones son los cordones fibrosos que conectan el músculo con los huesos. Esta patología consiste en la rotura total o parcial de este tejido impidiendo la función del musculo y el movimiento de la articulación afectada.

El principal motivo de estas roturas tiene relación con una tensión mecánica y una degeneración en el tejido tendinoso. Las roturas pueden ser parciales o totales. Se observa más frecuentemente en tendones de Aquiles, extensores de la muñeca, cuadricipital y patelar.

Los síntomas de una rotura espontánea de tendón dependerán de la zona afectada, pero por lo general incluye:

Dolor intenso.

Sonido de rotura o quiebre, cuando ocurre la lesión.

Hinchazón en la zona afectada.

Presencia de hematomas.

Dificultad para mover la zona afectada.

La principal causa de estas roturas tiene relación con el estado del tendón, es decir, este tejido puede estar degenerado y no presentar síntomas hasta que se rompe. Una tendinitis mal cuidada o sin el cuidado pertinente puede derivar en un corte de tendón, ya que la degeneración del tendón avanza y debilita la resistencia del tejido.

Los factores que pueden incidir en la rotura espontánea son una pobre vascularización del tendón, alteración de la unión musculo-tendón o hueso-tendón, cambios en los patrones de entrenamiento, lesiones previas, otras afecciones (infecciones, enfermedades neurológicas o autoinmunes, insuficiencia renal, diabetes, gota, aterosclerosis, dislipemia, hiperuricemia) y el consumo de corticoesteroides o fluoroquinolonas.

El Servicio de Traumatología y Ortopedia de Clínica Universidad de los Andes cuenta con diferentes especialidades, entre estas se encuentra la Medicina Deportiva. Contamos con un equipo altamente especializado y tecnología avanzada, para dar un tratamiento oportuno enfocado en la rehabilitación integral de nuestros pacientes.

Para confirmar el diagnóstico de rotura espontánea del tendón, se realiza un examen físico detallado y posteriormente una resonancia magnética o una ecotomografía, para  distinguir los distintos grados de la lesión que existen en el tendón, el alcance del daño y el tiempo de recuperación.

El tratamiento para las rupturas incompletas o parciales de los tendones habitualmente es conservador. En estos casos, se inmoviliza la zona afectada por varias semanas y posteriormente se comienza con fisioterapia para recuperar la movilidad y la fuerza de forma controlada.

El tratamiento para la rotura espontánea completa del tendón consiste en una reparación quirúrgica, que puede ser abierta o a través de incisiones mínimas dependiendo de la zona afectada. El objetivo de este procedimiento es juntar los extremos cortados del tendón y suturarlos para mantenerlos unidos mientras se produce la cicatrización del tendón.

Posterior a la reparación quirúrgica es necesario un programa de rehabilitación (fisioterapia) que consiste en la realización de ejercicios que ayudarán a fortalecer y a evitar la rigidez del tendón dañado.

Cabe destacar, que las actividades deportivas se pueden retomar en el período que el médico indique, ya que si se retoma demasiado pronto, podría volver a ocurrir una lesión.