SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Varicela

La varicela, también conocida como peste cristal, es una enfermedad viral muy contagiosa y se caracteriza por la presencia de lesiones en la piel que comienzan como granitos que luego se convierten en pequeñas ampollas y, posteriormente, en costras. Por lo general, el cuadro de la varicela dura entre 7 a 10 días y en la mayoría de los casos no necesita tratamiento.

La varicela es producida por un virus Varicela Zoster (Virus Herpes Humano tipo 3) y se contagia a través de partículas del virus en el aire, por contacto directo o por saliva.

Esta enfermedad se presenta con mayor frecuencia durante la infancia y es benigna. Sin embargo, puede adquirir mayor gravedad cuando se presenta en mayores de 13 años, en mujeres embarazadas, recién nacidos o personas inmunodeficientes, complicándose con otras patologías como infecciones a la piel, neumonía y encefalitis. El 66% de los casos de varicela se produce en menores de 10 años, mientras que el 5% corresponde a mayores de 20 años. Incluso en niños pequeños, en que la enfermedad suele ser benigna, existe el riesgo de sobreinfección bacteriana, con complicaciones graves como el shock tóxico o la fascitis necrotizante.

La vacuna contra esta patología está en el Programa Nacional de Inmunizaciones desde el 1 de julio de 2020, y se coloca una dosis obligatoria a los 18 meses de vida. Se recomiendan dos dosis de vacuna para que la protección dure toda la vida.

Los principales síntomas de la varicela incluyen:

Lesiones de la piel que comienzan como granitos, luego se transforman en pequeñas ampollas y, finalmente, en costras. Estas lesiones producen mucha picazón.

Fiebre o decaimiento.

Inapetencia.

Aparición de ampollas que se observan primero en el rostro, la parte media del cuerpo o en el cuero cabelludo.

Dolor de cabeza.

Malestar general.

 

La causa de la varicela es por el virus Varicela Zoster (Virus Herpes Humano tipo 3) que se manifiesta generalmente en niños. Este virus se contrae por medio de la inhalación de gotitas de saliva, por el contacto directo y mediante objetos que la persona infectada haya usado.

Por esta razón, es frecuente padecer varicela en edades tempranas, especialmente en menores de 10 años, que se contagian en ambientes grupales como jardines infantiles o colegios.

 

La Unidad de Pediatría de Clínica Universidad de los Andes cuenta con personal médico, de enfermería y técnicos paramédicos altamente capacitados y con la más moderna tecnología para tratar las patologías que podrían afectar a nuestros pacientes.

El diagnóstico de la varicela se realiza por medio de los signos visibles, ya que la erupción en la piel es característica de esta enfermedad.

En niños sanos no es necesario un tratamiento médico. Sin embargo, el médico recomienda reposo, una hidratación adecuada, ingesta de analgésicos como paracetamol para controlar la fiebre, y de antihistamínicos para calmar la picazón. El baño diario ayuda a prevenir infecciones en la piel. NO SE DEBEN APLICAR CREMAS O TALCO MENTOLADO SOBRE LAS LESIONES POR EL RIESGO ALTO DE SOBREINFECCIÓN BACTERIANA.

Las personas que tienen riesgos de sufrir complicaciones podrían recibir medicamentos antibióticos orales o endovenosos, que reduzcan la duración de la infección y ayuden a reducir el riesgo de complicaciones. En estos casos específicos se pueden utilizar antivirales como el aciclovir o valaciclovir. Esto disminuye la gravedad de la varicela si se administran dentro de las 24 horas posteriores de la aparición de la erupción.

En otras ocasiones, se recomienda vacunarse contra la varicela después de la exposición reciente al virus, lo que podría prevenir la enfermedad o disminuir la gravedad de esta.

Se sugiere no dar aspirina a niños y adolescentes.