SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Noticia

Así se detecta un ataque de vesícula

Un fuerte dolor abdominal es el principal síntoma de la inflamación de la vesícula, también llamada colecistitis, cólico biliar o “ataque de vesícula”.
04/11/2020
vesicula-noticia

La vesícula biliar está ubicada en la parte superior derecha del abdomen y su función principal es servir de depósito de la bilis, proveniente del hígado, para ser entregada a través de las vías biliares al duodeno cuando se necesita para la digestión de algunos alimentos. El problema se produce cuando se obstruye parcial o completamente el conducto de salida hacia la vía biliar, acumulando bilis en el interior, distendiéndose y provocando dolor o inflamación.

La principal causa son los cálculos en el interior de la vesícula, pero también puede deberse a la presencia de un tumor, infecciones o a la obstrucción de la vía biliar o colédoco.

El Dr. Carlos Rivera, cirujano digestivo de Clínica Universidad de los Andes, explica que “los cálculos tapan este conducto, la vesícula se contrae y la bilis no puede salir, haciendo que se inflame o distienda la vesícula y eso genera mucho dolor”.

Cómo reconocer un ataque de vesícula

Los síntomas suelen presentarse después de las comidas, sobre todo si son abundantes o ricas en grasas. Los principales son:

  • Dolor abdominal intenso en la parte central o superior derecha.
  • Molestia o dolor fuerte al palpar el abdomen.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Fiebre.

En casos más graves, un cólico biliar y especialmente la colecistitis aguda, pueden causar ictericia (coloración amarilla de piel y mucosas), orina oscura (coluria), infección o pancreatitis.

A veces estos síntomas desaparecen en forma espontánea debido a que los cálculos cambian de lugar por el movimiento. Pero, en otras oportunidades, el dolor no cede y, frente a esto, el Dr. Rivera recomienda acudir a un servicio de urgencia.

“El examen de elección para confirmar o descartar una complicación y la presencia de cálculos es la ecotomografía abdominal, procedimiento no invasivo ni doloroso y que puede ser realizado de inmediato. En ocasiones, es necesario complementarlo con un scanner o tomografía axial computada y con una colangioresonancia cuando se sospecha la presencia de un cálculo en la vía biliar”, afirma el especialista.

Para calmar el dolor, suelen administrarse analgésicos intravenosos o antiespasmódicos hasta que disminuya la inflamación. Habitualmente, los síntomas ceden a los dos o tres días, sin embargo, es probable que la vesícula vuelva a inflamarse nuevamente.

Cuando el tratamiento médico de urgencia no da resultados, se efectúa una cirugía. En caso de ceder las molestias, si se ha confirmado que tiene cálculos vesiculares, se recomienda someterse a una cirugía electiva a la brevedad de modo de evitar complicaciones. En general el procedimiento es de bajo riesgo, se requiere no más de un día de hospitalización y se está en condiciones de regresar a las actividades habituales antes de una semana o diez días.

Este procedimiento se llama colecistectomía y actualmente se realiza de manera mínimamente invasiva (colecistectomía por video laparoscopía).