SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Noticia

Cirugía mínimamente invasiva para corregir el pie plano o pronado

Hoy, gracias a la técnica de calcáneo stop, las personas que sufren de pie plano pueden tratarse de manera definitiva, rápida y efectiva.
04/11/2020
cirugia-minimamente-invasiva-para-corregir-el-pie-plano-o-pronado
El pie es un órgano fundamental para nuestra calidad de vida: diariamente nos proporciona el apoyo necesario para que podamos desplazarnos sin problemas. 

El pie está constituido por un conjunto de huesos articulados entre sí, formando arcos. Dentro de éstos, se encuentran los ligamentos, tendones, fascias (tejidos muy resistentes) y músculos. Ellos son esenciales para mantener una estructura elástica, dinámica y móvil. Sin embargo, hay veces en que dichos huesos no se relacionan, provocando un trastorno en sus funciones. Esto genera que algunas personas sufran de pie plano o pronado. 

Para tratar esta patología, hoy existe una cirugía mínimamente invasiva, rápida y efectiva, la que se utiliza cuando el uso de plantillas ortopédicas no da el resultado esperado. 

A continuación el Dr. Mauricio Vergara, traumatólogo y ortopedista infantil de Clínica Universidad de los Andes, explica la técnica de calcáneo stop:

Cuando la evolución de los pies es lenta -considerando que hay una diversidad de factores que pueden producir un pie plano- y existe un factor común que es el talón caído hacia adentro con pérdida del arco longitudinal, se opta por el uso de esta técnica para su corrección definitiva por las características de pie plano. 

Consiste en una operación ambulatoria mínimamente invasiva, ya que se hace una incisión en la piel de un centímetro aproximadamente. Mediante el uso de una técnica apropiada, se instala un tornillo en forma percutánea que permite reorientar los huesos del pie a su posición normal, impidiendo el movimiento de la articulación.

 “La corrección es evidente e inmediata y el paciente puede comenzar a caminar a los siete días. El tornillo en la mayoría de los casos se mantiene por dos años, después debe ser retirado y el problema de pie plano queda superado de manera permanente. Durante ese tiempo el paciente puede efectuar una vida normal e incluso hacer deporte”, indica el especialista.

Este artículo se hizo con la colaboración del Dr. Mauricio Vergara, traumatólogo y ortopedista infantil de Clínica Universidad de los Andes.