SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Noticia

Cómo reconocer una infección urinaria

Reconocer los síntomas es fundamental para consultar a tiempo y evitar complicaciones.
04/11/2020
Tener sensación de ardor al orinar, ganas de ir rápido y constantemente al baño o que la orina sea de aspecto turbio y con olor fuerte, pueden ser señales de infección urinaria, enfermedad que puede afectar el aparato urinario, desde la uretra hasta los riñones.

La infección urinaria se produce por el ingreso de una bacteria a la uretra y que comienza a multiplicarse. Es más habitual en las mujeres por tener una uretra más corta y por la disminución de estrógenos después de la menopausia, entre otras razones.

Otros factores de riesgo son el uso de catéter o haber sido sometido a una cirugía urinaria, tener el sistema inmunológico deprimido, presentar anormalidades en las vías urinarias u obstrucciones, como crecimiento prostático y cálculos renales.

El Dr. Iván Sáez, urólogo de Clínica Universidad de los Andes, explica que los síntomas de las infecciones urinarias varían dependiendo del órgano que se encuentre comprometido:

Vejiga (cistitis): presenta ardor, mayor frecuencia para ir al baño, dolor abdominal bajo, orina turbia, de mal olor y, a veces, con sangre.

Próstata (prostatitis): inflamación prostática por crecimiento bacteriano en su interior. Provoca ardor al orinar, fiebre, calofríos.
En ocasiones, dificultad para vaciar la vejiga, que puede llegar a una retención urinaria completa. Puede ser muy grave, con septicemia.

Riñón (pielonefritis): corresponde a una infección urinaria alta y, a lo anterior, se suma fiebre, dolor de espalda, compromiso del estado general con náuseas, vómitos y calofríos.

Ante la presencia de estos síntomas, se debe consultar a un especialista para evitar complicaciones, como la pielonefritis. El diagnóstico se realiza con un examen de orina para analizar la presencia de bacterias, un urocultivo que determina qué bacteria es la causante de la infección para determinar el medicamento más adecuado. También pueden utilizarse exámenes de imágenes para analizar las vías urinarias.

“Para el tratamiento se utilizan antibióticos por vía oral o endovenosa, según la gravedad del caso. Lo ideal es que el que se da al inicio, luego sea corregido según el resultado del urocultivo. La duración del tratamiento dependerá del órgano afectado y el grado de inflamación. En infecciones más avanzadas, se requiere hospitalización para monitorizar al paciente, hidratarlo y administrar antibióticos vía endovenosa”, señala el especialista.

Las infecciones urinarias pueden, en parte, prevenirse o disminuir su frecuencia de aparición con las siguientes acciones:

> Beber al menos dos litros de agua al día, lo que diluye la orina y, al ir más seguido al baño, es menos probable que las bacterias puedan proliferar.

> Orinar frecuentemente y no aguantar.

> Evitar el uso de jabones en la zona genital.

> Consumir productos naturales como cranberry o extractos de arándano, ya que acidifican la orina e impiden la proliferación de una infección.

> Al evacuar, limpiarse de adelante hacia atrás, de lo contrario, las bacterias presentes en la zona anal pueden propagarse a la uretra.

Noticias relacionadas

04/11/2020

¿Por qué nos duele el estómago?

Entre las enfermedades más habituales están la gastritis, el colon irritable y los cálculos biliares.

Ver más
04/11/2020

Dolores físicos por estrés: a qué señales debemos estar alerta

Molestias cervicales y lumbares son las más comunes cuando estamos pasando por un periodo complejo.

Ver más