The specified form no longer exists or is currently unpublished.
Mi Clínica UANDES

Contacto

Avda. Plaza 2501, Las Condes, Santiago. Chile

Mesa Central (56) 22 618 3000

Reserva de Horas (56) 22 618 3100

Rescate (56) 22 826 1111

contacto@clinicauandes.cl

Mi Clínica UANDES
Clínica Universidad de los Andes / Noticia

Olvidos: cuándo es necesario acudir a un especialista

Algunos son parte del envejecimiento normal, pero otros son patológicos e interfieren en el desarrollo de la vida cotidiana de las personas mayores.
olvidos

Es importante diferenciar cuándo un olvido es parte del envejecimiento normal (o fisiológico) y cuándo se trata de una enfermedad.

“A todos nos ha pasado más de alguna vez que olvidamos dónde dejamos algo, pero al poco tiempo lo recordamos y podemos seguir con nuestras actividades diarias. Este tipo de olvidos no implican necesariamente una enfermedad, son normales”, señala el Dr. Victor Cares, geriatra de Clínica Universidad de los Andes.

Los olvidos patológicos no tienen relación con el envejecimiento normal y pueden ser una señal de alguna enfermedad, por ejemplo, depresión, hipotiroidismo o demencia, entre otras.

Dentro de las características de los olvidos patológicos podemos mencionar:

  • Olvidos peligrosos: por ejemplo, olvidar que se dejó una olla en la cocina y que se queme, es decir, todo olvido que implique un riesgo para la persona.
  • Olvidos episódicos: la persona olvida un momento del día, por ejemplo, no recuerda si tomó desayuno o no recuerda que fue visitado por alguien.
  • Desorientación temporal: dificultad para recordar el año, mes, días de la semana, fecha o estación del año.
  • Desorientación espacial: se refiere a la dificultad para recordar el camino hacia lugares conocidos o desorientación dentro de espacios conocidos, como el propio domicilio o incluso la habitación.
  • Reiteración: La persona cuenta muchas veces las mismas historias o pregunta muchas veces las mismas cosas.
  • No reconocer familiares cercanos: se refiere a la dificultad o imposibilidad de reconocer a hijos, nietos, sobrinos, hermanos o personas muy cercanas.
  • Anosognosia: es cuando la persona no se da cuenta de sus olvidos. Frecuentemente la familia es quien relata las características del deterioro.

En relación a la prevención, algunas de las medidas que se pueden implementar consisten en mantener un régimen equilibrado (idealmente una dieta mediterránea), realizar actividad física periódicamente, realizar actividades intelectuales que activen la reserva cognitiva (por ejemplo, armar crucigramas o puzzles, jugar cartas, leer), mantener una vida familiar y social activa, etc.

Finalmente, el Dr. Cares agrega que “si usted o alguno de sus familiares tiene olvidos con las características mencionadas, se sugiere consultar con un especialista con el fin de realizar un diagnóstico precoz e implementar las medidas de prevención o tratamiento adecuadas para lograr una mayor funcionalidad y calidad de vida de los pacientes y su familia.”

Reserva de hora