The specified form no longer exists or is currently unpublished.
Mi Clínica UANDES

Contacto

Avda. Plaza 2501, Las Condes, Santiago. Chile

Mesa Central (56) 22 618 3000

Reserva de Horas (56) 22 618 3100

Rescate (56) 22 826 1111

contacto@clinicauandes.cl

Mi Clínica UANDES

Le recordamos que se mantiene la obligación de usar mascarilla en todo momento en los recintos de salud.

Le recordamos que se mantiene la obligación de usar mascarilla en todo momento en los recintos de salud.

Clínica Universidad de los Andes / Médicos y Especialidades / Diccionario Médico / Detalle Diccionario Médico

Espondilolistesis Lítica

La espondilolistesis ocurre cuando una vértebra se desplaza sobre otra. Esta condición se clasifica en grados (I, II, III, IV y V) y dependerá de la distancia que se haya desplazado la vértebra. Cuando ésta se desliza demasiado el hueso podría atrapar a los nervios causando dolor en la pierna además de la columna.

La espondilolistesis lítica ocurre por una espondilólisis, condición que provoca pequeñas fracturas o debilitamiento en una zona de las vértebras denominada pars intearticularis (parte de atrás de las vértebras) encargada de sujetarlas. Cuando esta zona está dañada o debilitada se obtiene una sujeción insuficiente causando que la vértebra se deslice.

Haz click aquí para reservar hora con los especialistas que tratan esta enfermedad

Los signos o síntomas más frecuentes de la espondilolistesis lítica incluyen:

- Dolor en piernas (ciática)
- Dolor lumbar que se irradia a los glúteos
- Dolor lumbar en cambios de posición, al hacer deportes y que se alivia con el reposo
- Incontinencia urinaria (muy raro)

Esta condición es frecuente en deportistas de alto rendimiento como, tenistas, rugbistas y gimnastas olímpicos. 

Para diagnosticar a un paciente con espondilolistesis lítica será necesario realizar una radiografía simple lumbar que puede ser complementada con una resonancia magnética o un escáner.

Una vez que el paciente es diagnosticado con espondilolistesis se inicia un tratamiento conservador, es decir, se pueden tomar analgésicos y antiinflamatorios, hacer reposo por uno o dos días para calmar el dolor de espalda y evitar realizar deportes intensos.

Fisioterapia: por medio de esta terapia se realizan ejercicios que ayudan a fortalecer la musculatura de la columna vertebral.

Aparatos inmovilizadores: existen diferentes dispositivos que ayudan a inmovilizar la zona para reducir los espasmos musculares y el dolor como, por ejemplo, un corsé.

Infiltraciones con corticoides consiste en inyectar en las articulaciones de la columna Corticoides para lograr un potente efecto anti inflamatorio.

Cirugía: un pequeño porcentaje de pacientes requieren cirugía y por lo general, se recomienda luego de realizar un tratamiento conservador sin resultados positivos. Los objetivos de la cirugía incluyen descomprimir la presión sobre las raíces y estabilizar la columna. El procedimiento quirúrgico más frecuente es la fusión espinal, en donde se fusionan dos o más vértebras mediante el implante de tornillos, barras e injertos óseos que ayudan a estabilizar la columna.

Reserva de hora