The specified form no longer exists or is currently unpublished.
Mi Clínica UANDES

Contacto

Avda. Plaza 2501, Las Condes, Santiago. Chile

Mesa Central (56) 22 618 3000

Reserva de Horas (56) 22 618 3100

Rescate (56) 22 826 1111

contacto@clinicauandes.cl

Mi Clínica UANDES

Le recordamos que se mantiene la obligación de usar mascarilla en todo momento en los recintos de salud.

Le recordamos que se mantiene la obligación de usar mascarilla en todo momento en los recintos de salud.

Clínica Universidad de los Andes / Médicos y Especialidades / Diccionario Médico / Detalle Diccionario Médico

Rotura tendón de Aquiles

 

La rotura del tendón de Aquiles es una lesión que afecta la parte trasera de la pantorrilla. Ocurre frecuentemente en las personas que practican deportes recreativos, pero puede ocurrirle a cualquiera. El tendón de Aquiles es un fuerte cordón fibroso que conecta los músculos de la parte trasera de la pantorrilla con el hueso del talón. Si se estira excesivamente el tendón de Aquiles, puede desgarrarse o romperse total o parcialmente.

Es 5 veces más probable que la rotura del tendón de Aquiles ocurra en hombres que en mujeres.

Sensación de haber recibido un golpe en la pantorrilla.
Dolor, intenso e hinchazón cerca del talón.
Imposibilidad de doblar el pie hacia adentro o de empujar la pierna lesionada hacia adelante al caminar.
Imposibilidad de pararse en puntas de pie, sobre la pierna lastimada.
Sonido de rotura o quiebre cuando ocurre la lesión.
Se puede tocar un defecto en la zona de la rotura.

Las roturas se producen por un aumento repentino en la presión ejercida sobre un tendón de Aquiles que ya tiene algún grado de desgaste previo. Las causas más frecuentes son:

Incrementar la intensidad de la actividad deportiva, sobre todo, en deportes que implican saltar.
Caer de lo alto.
Pisar un hoyo.

Tratamiento no quirúrgico:

Mantener el tendón en reposo usando muletas.
Mantener el tobillo en reposo, durante las varias semanas con una bota para caminar.
Es poco recomendado en la población activa.

Cirugía:

Es la alternativa más recomendada para disminuir las secuelas como elongación y rerotura.

Habitualmente se realiza una cirugía percutanea. En nuestro grupos preferimos una modificación con anclaje en el talón para permitir una rehabilitación de inicio inmediato sin bota gracias a la estabilidad entregada por esta nueva alterantiva.

Reserva de hora