SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Alopecia

Alopecia es un término clínico y genérico que significa menor cobertura capilar y no un diagnóstico en particular. Es una condición que puede asociarse a una enfermedad como también ser parte del proceso de envejecimiento propio de una persona.

Esta menor cobertura capilar puede manifestarse debido a una mayor caída capilar, problemas en el crecimiento del pelo o bien por la ruptura de la fibra capilar misma. Muchas veces, una persona tiene una combinación de estos mecanismos. 

El hecho de perder pelo diariamente es algo normal debido al recambio que ocurre en el ciclo capilar. Sin embargo, cuando se producen alteraciones en la dinámica de recambio capilar, se puede terminar en una alopecia. 

Es una causa común de consulta en dermatología y puede también manifestarse asociada a otras enfermedades. En general se consulta cuando hay una alopecia del cuero cabelludo, sin embargo, puede observarse en otras zonas pilosas.

La salud capilar se asocia habitualmente a una buena densidad, grosor y resistencia a los factores medioambientales. Las personas que consultan por una condición alopécica pueden manifestar ansiedad, angustia, pena o depresión.

Puede afectar a niños o adultos, hombres y mujeres. Habitualmente, son las últimas las que consultan con más frecuencia debido a la importancia social que se le atribuye.

Puede haber:

Mayor caída capilar

Problemas en el crecimiento del pelo

Ruptura de la fibra capilar misma

Muchas veces, una persona tiene una combinación de estos síntomas. 

Las causas más comunes dependen del grupo que se analice, pero en general son 3:

Alopecia androgenética (o calvicie) masculina y femenina: es la más común y en el hombre se ha estimado que el 30% lo presenta a los 30 años y aumenta con la edad. En la mujer, en tanto, se manifiesta asociado al período cercano a la menopausia o bien en mujeres jóvenes entre 20 a 30 años. En ambos casos, hay diferentes etapas o grados de severidad. Clínicamente se observa una menor densidad y adelgazamiento paulatino del pelo en la zona superior del cuero cabelludo (zona coronal).

Alopecia areata: se da un trastorno inflamatorio autoinmune que afecta a las estructuras que forman los pelos. Generalmente, afecta al cuero cabelludo, observándose pelones ovalados. 

El efluvio telogénico:
la dinámica de recambio del pelo se acelera (por múltiples causas como dietas, estrés, infección, falta de nutrientes), observándose menor densidad en las zonas de las entradas y costados del cuero cabelludo.

Para estudiar el caso de una persona con alopecia, se debe preguntar por antecedentes personales como consumo de medicamentos, dietas, baja de peso, infecciones previas, cirugías recientes, etc. También el estrés emocional es un factor común que puede gatillar diferentes tipos de alopecia.

El examen clínico es fundamental para orientarse en la causa. Habitualmente, se necesitan exámenes de laboratorio para complementar el diagnóstico.

El tratamiento depende de la causa de alopecia y debe ser indicado por el especialista. Los tratamientos cosméticos, como shampoo y los suplementos de vitaminas, tienen poca utilidad (salvo que haya una deficiencia específica). Asimismo, el cortarse el pelo, el largo del pelo y la frecuencia del lavado tampoco influyen en la pérdida capilar.

GLOSARIO MÉDICO

Enfermedades y Tratamientos

Ver todas