SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Difteria

La difteria es una infección bacteriana extremadamente contagiosa que afecta las membranas mucosas de la nariz y la garganta. Para prevenir la difteria se administra la vacuna hexavalente en los niños y niñas en los primeros meses de vida (2, 4, 6 y 18 meses), y la vacuna dTpa en primero básico y en octavo básico, y una vacuna combinada de difteria y tétanos (DT) en la población adulta.

Los niños menores de 5 años y los adultos mayores de 60 son más propensos a contraer esta infección, sobre todo aquellos que no tienen sus vacunas al día. 

Los signos o síntomas más frecuentes de la difteria son:

Dolor de garganta, acompañado de una espesa capa de color grisáceo que recubre la garganta y las amígdalas.

Fiebre moderada.

Inflamación de los ganglios linfáticos del cuello.

Ronquera.

Dificultad para respirar o tragar.

Tos seca.

Secreción nasal.

Malestar general.

La causa de la difteria es la bacteria Corynebacterium diphtheriae que se multiplica en la superficie de la garganta.

La difteria se transmite de una persona a otra por medio de gotas en el aire, es decir, cuando una persona infectada estornuda o tose, lanza al aire gotas contaminadas que otros pueden inhalar y contagiarse. También puede ocurrir por la manipulación de artículos personales contaminados de una persona infectada.

También se puede contagiar a otros siendo asintomático.

En Clínica Universidad de los Andes contamos con la especialidad de infectología que se dedica al diagnóstico y tratamiento de enfermedades infecciosas de todo tipo: bacterianas, virales, por hongos y parasitarias.

La difteria se caracteriza por una capa grisácea que recubre la zona de la garganta o de las amígdalas. Cuando el médico sospecha de la existencia de difteria recomienda realizar estudios de laboratorio para confirmar el caso sospechoso. Al ser una enfermedad sumamente contagiosa, los pacientes deben ser hospitalizados en la Unidad de Cuidados Intensivos, para evitar que la difteria se propague y recibir tratamiento inmediato. El tratamiento consiste en el uso de antibióticos (orales o intravenosos) y una inyección de antitoxina.

Antibióticos: estos ayudan a eliminar las bacterias del cuerpo y a reducir el tiempo en que las personas pueden contagiar a otros.

Inyección de antitoxina: este es un medicamento que contrarresta la toxina de la difteria en el cuerpo.