SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Hepatocarcinoma

El cáncer de hígado ocurre cuando las células normales del hígado se transforman en células anormales y crecen sin control.

La mayoría de las personas que padecen cáncer de hígado tienen una enfermedad hepática prolongada (también llamada enfermedad hepática crónica). Tener una enfermedad hepática prolongada aumenta las posibilidades de que una persona padezca cáncer de hígado. La forma más común y grave de enfermedad hepática a largo plazo es una afección llamada "cirrosis", que deja cicatrices en el hígado.

El cáncer de hígado se puede tratar de diferentes formas. El tratamiento depende de la etapa de su cáncer. También depende de qué tan saludable esté su hígado (en otras palabras, qué tan grave era su enfermedad hepática antes de tener cáncer). 

Los diferentes tratamientos incluyen:

● Cirugía: el cáncer de hígado a veces se puede tratar con cirugía para extirpar la parte del hígado con cáncer.

● Trasplante de hígado: un trasplante de hígado es un tipo de cirugía en la que un médico reemplaza un hígado enfermo con un hígado sano de otra persona.

● Terapia de ablación: la terapia de ablación es un procedimiento que puede destruir células cancerosas en el hígado. No implica cirugía. Los médicos pueden realizar la terapia de ablación de diferentes formas. Pueden matar las células cancerosas mediante calor, microondas, láser o radioterapia.

● Bloqueo del suministro de sangre al cáncer: los médicos pueden realizar un procedimiento llamado "embolización" para bloquear el vaso sanguíneo que envía sangre al cáncer. Esto evita que el cáncer crezca al "privarlo" de su suministro de sangre. A veces, el procedimiento de embolización se combina con quimioterapia ("quimioembolización") o radiación ("radioembolización").

● Quimioterapia: la quimioterapia es el término médico para los medicamentos que destruyen las células cancerosas o impiden su crecimiento.

● Inmunoterapia: este es el término que usan los médicos para los medicamentos que trabajan con el sistema de lucha contra las infecciones del cuerpo (el "sistema inmunológico") para detener el crecimiento del cáncer.