SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Incontinencia anal o fecal

La incontinencia anal o fecal es la incapacidad para postergar y controlar la expulsión de los gases y/o las deposiciones. Puede ser leve, ocasional, sólo con la retención de los gases o severa con pérdida de control de las deposiciones. Es un problema que se ve en un porcentaje no menor de la población. Produce vergüenza, por lo cual muchos pacientes no consultan. Tanto la incontinencia urinaria como la fecal son problemas que aumentan con la edad.

El daño del esfínter anal, durante el parto vaginal es la más común. Algunas lesiones pueden diagnosticarse y tratarse en forma inmediata. La mayoría no son advertidas y se manifiestan años después.

Otra causa de daño del esfínter anal pueden ser las cirugías que se realizan en el ano o alrededor de éste.  Por último, la atrofia muscular y la pérdida de la capacidad cognitiva propia de la edad pueden desarrollar una pérdida de las funciones de los esfínteres.

Lo más importante en un paciente que sufre de incontinencia anal es el manejo de la dieta y del tránsito intestinal, evitando las deposiciones líquidas y permitiendo un buen vaciamiento rectal. En casos específicos se pueden usar medicamentos que enlentecen el tránsito intestinal y/o cambien la consistencia de las deposiciones.

La rehabilitación pelvi perineal o kinesiterapia de piso pelviano pueden mejorar significativamente la función esfinteriana. Se realizan una serie de ejercicios que mejoran la sensibilidad, la coordinación y contracción de la musculatura pélvica.

En casos seleccionados, en presencia de daños mayores de los esfínteres anales puede estar indicada la reparación quirúrgica. Esta cirugía consiste en volver a “unir” las zonas donde aparece una sección o defecto muscular, reestableciendo la anatomía.

En la actualidad se estudian y usan otros tratamientos de avanzada, tales como el uso de un “marcapaso sacro” para controlar la función de evacuación. Asimismo, se ha usado en algunos pacientes la implantación de células madre, las cuales ayudarían en la recuperación de la musculatura dañada.