SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Nódulos Tiroideos

 

Los nódulos tiroideos son aumentos de volumen (tumores) que crecen dentro de la glándula tiroides. Son muy comunes y más del 50% de las personas tendrá nódulos tiroideos en algún momento de su vida, ya que aumentan con la edad. Pueden ser sólidos, con contenido líquido o mixtos.

Menos del 10% de los nódulos son malignos, por este motivo no todos los nódulos se estudian con punción (biopsia) para descartar cáncer. La necesidad de estudiar un nódulo con punción va a depender de los antecedentes del paciente, así como de sus características en la ecografía, tamaño y ubicación dentro de la tiroides.

Más del 50% de las personas tendrá nódulos tiroideos en algún momento de su vida.

Son más frecuentes en mujeres y aumentan con la edad.

Solo alrededor del 10% de los nódulos son malignos.

 


Síntomas de los nódulos tiroideos: 

La mayoría de los nódulos tiroideos son pequeños y no producen molestias, pero algunos de ellos pueden presentar mayor tamaño y síntomas como molestia cervical, ahogos o atoros frecuentes.

En algunos casos, los nódulos pueden ser fuente de producción excesiva de hormonas tiroideas y producir síntomas derivados de este aumento de producción hormonal, sin embargo, esto ocurre en un bajo porcentaje de los nódulos.

Se desconocen las causas de aparición de los nódulos tiroideos, hay involucrados factores genéticos y ambientales, principalmente derivados de la baja ingesta de yodo, lo cual en Chile ya ha sido superado tras las políticas sanitarias de yodación de la sal.

Observación: en la mayoría de los casos solo se indica observación y seguimiento con ecografía tiroidea Radioyodo: en el caso de nódulos hiperfuncionantes, es decir, que estén produciendo exceso de hormonas tiroideas.

Ablación por radiofrecuencia: técnica en desarrollo reservada para nódulos benignos, la que permite disminuir el tamaño nodular por la administración de calor a través de un electrodo.

Cirugía: se reserva este tratamiento para los nódulos cuyo estudio con punción haya resultado sospechoso de malignidad o nódulos benignos que tengan un tamaño importante (habitualmente > 3-4 cm) y que provoquen molestias.