Clínica Universidad de los Andes / Noticia

Niños y piscinas: 8 medidas para evitar peligros

Lo principal es que un adulto los supervise siempre, aunque sepan nadar.

La asfixia por inmersión es la principal causa de muerte en Chile de niños menores de cinco años y responsable de secuelas neurológicas en muchos de los que consiguen sobrevivir, por lo que es muy importante adoptar todas las medidas necesarias para prevenir caídas y otro tipo de lesiones en torno a las piscinas.

El Dr. Carlos Rivera, Jefe de la Unidad de Urgencia de Clínica Universidad de los Andes, entrega algunas medidas preventivas:

Cómo evitar peligros en las psicinas

Supervisión siempre

nunca hay que dejar solos a los niños en lugares con agua, como en la playa, piscinas, acequias, canales, ríos, lagos e incluso el baño de la casa, ni cerca de recipientes con líquido. Aunque ellos sepan nadar, si sufren un golpe o caída, pueden asustarse y no saber qué hacer. Un niño muy pequeño puede ahogarse incluso en la bañera de la casa o en una batea con agua.

Prohibirles jugar alrededor de la piscina

hay que explicarles que no deben correr en la orilla porque se pueden resbalar, tampoco tirarse piqueros o jugar de manera violenta, ya que podrían dañarse ellos mismos o a otros niños o adultos.

Vaciar las piscinas inflables luego de usarlas

este tipo de piscinas solo deben inflarse al momento de usarlas y luego vaciarlas, incluso las de poca profundidad. Solo se necesitan unos pocos centímetros de agua para que se ahogue un niño.

Poner rejas protectoras alrededor

en las casas, rodear las piscinas con rejas de protección. Las indicaciones son una altura de 1,5 metros y con una separación entre barrotes de máximo 10 cm (algunos recomiendan 8 cm), para que no quepa la cabeza de un niño. La puerta debe permanecer siempre cerrada y con un seguro que no pueda abrir un niño. 

No dejar objetos cerca

es fundamental que no haya sillas, pisos o escaleras cerca de las rejas, que los niños puedan movilizar y usar para escalar. Asimismo, se debe evitar que dentro o alrededor de la zona de la piscina existan elementos atractivos para los niños, como juguetes que quieran sacar. 

Usar elementos de flotación indicados

utilizar chalecos salvavidas o flotadores adecuados al peso y edad del niño. Las alitas y los juguetes plásticos no son seguros y no deben usarse. Tampoco las cámaras de neumáticos viejos o salvavidas redondos con un orificio al centro, pues al volcarse, los niños no pueden escapar y se ahogan.

Enseñarles a nadar

si bien nunca reemplazará la supervisión y acción de un adulto, puede ser de ayuda.

Hacer cursos de reanimación cardiopulmonar

estar preparado para ayudar a una persona que ha sufrido asfixia por inmersión puede salvarle la vida. Esos minutos que pasan antes de recibir ayuda médica, pueden hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Tampoco hay que olvidar el uso de factor solar y reaplicar después del baño. Eso evitará las lesiones por quemaduras solares y a largo plazo, reducirá el riesgo de cáncer a la piel.“Siempre la prevención es la mejor herramienta para no tener que lamentar un evento traumático y sufrir sus consecuencias. Toda acción preventiva es recompensada pues la mayoría de los traumas no ocurren al azar, sino que son fruto de alguna acción u omisión que pudo haber sido evitada”, afirma el Dr. Rivera.

Si te interesa este contenido, suscríbete a nuestro newsletter para recibir información.

Reserva de hora