Pérdida de audición por ruidos fuertes: Recomendaciones

Puede ocurrir tanto por percibir un sonido intenso una sola vez o por una exposición constante.
15/03/2021

Escuchar música con audífonos a volumen alto, trabajar de manera habitual con máquinas ruidosas, como una cortadora de pasto, y el sonido fuerte de un concierto pueden perjudicar la audición, incluso de manera irreversible.

El sonido se mide en unidades llamadas decibeles. Aquí algunos ejemplos:

  • 60 decibeles: una conversación a volumen normal, no es dañina
  • 80 decibeles: ruido de vehículos, puede ser riesgoso
  • 80 a 110 decibles: herramientas y escuchar música a volumen muy alto con audífonos, lo que se considera riesgoso
  • 120 decibeles o más: una sirena o un disparo, probablemente causen pérdida de audición

Estos sonidos fuertes dañan la cóclea, donde se encuentran las células ciliadas, que son parte del oído interno. Este envía las señales auditivas al cerebro, las que se pueden ver perjudicadas de manera transitoria o permanente. Esto puede pasar una sola vez y ser inmediato (como al escuchar una explosión), lo que se conoce como trauma acústico agudo, o deberse a exposición constante a ruidos altos por un tiempo, como ocurre con trabajos con herramientas o motores, el que se conoce como trauma acústico crónico. A mayor edad, la cóclea se vuelve más susceptible. Por ejemplo, a partir de los 40 años, la cóclea es más vulnerable y la recuperación es peor.

El Dr. Leandro Rodríguez, otorrinolaringólogo del Centro de Oído de Clínica Universidad de los Andes, explica que “la lesión coclear depende de la intensidad del sonido. A mayor intensidad, más dañino para la cóclea. La pérdida auditiva es bilateral la mayoría de las veces en trauma acústico crónico y  se ven aumentados los umbrales audiométricos en la frecuencia de 4000 Hz. Luego, se extiende el daño a la frecuencia de 6000 Hz . Otro factor es el tiempo de exposición en el trauma crónico y la duración del estímulo en el trauma agudo”.

El especialista recomienda consultar cuando se ha estado sometido a un trauma acústico agudo, para evaluar un posible daño a nivel de oído medio o interno. También es importante en personas que han estado expuestas a traumatismo acústico crónico por exposición laboral.

A protegerse de ruidos fuertes

A diferencia de la pérdida de audición por edad o enfermedad, la provocada por sonidos fuertes sí es prevenible. Lo principal es bajar el volumen si es posible, mantenerse a distancia de lo que provoca el sonido y no exponerse por mucho tiempo.

Algunas recomendaciones son:

  • Protegerse en el lugar de trabajo: se pueden usar tapones de espuma u orejeras diseñadas para proteger la audición, sobre todo si los sonidos son demasiado altos.
  • No exponerse a sonidos fuertes recreativos: evitar estar mucho tiempo en un lugar con música a volumen demasiado alto, como conciertos. De hacerlo, se pueden usar tapones o alejarse de los parlantes, además se recomienda salir del lugar un momento y luego volver.
  • Uso de audífonos adecuados: se aconseja usar los que van por fuera, ya que permiten cancelar el ruido ambiente y alcanzar la misma sensación sonora a menores intensidades de sonido. En cambio, los auriculares intracanal ejercen mayor presión sonora en el oído, por lo que son más perjudiciales.
  • Control con el especialista: a quienes trabajan en lugares ruidosos, se recomienda un control con el otorrinolaringólogo para pesquisar a tiempo cualquier síntoma de daño auditivo y tomar las medidas necesarias para que no empeore. Asimismo, se debe consultar si se tiene alguno de los síntomas mencionados anteriormente.

Noticias relacionadas

04/11/2020

Apertura Centro de Oído

Cuenta con un equipo multidisciplinario y modernas instalaciones para atender enfermedades como hipoacusia, infecciones y tinnitus, y casos más complejos como implante coclear.

Ver más
04/11/2020

Otitis: cuando el dolor de oído es más que un simple resfrío

El dolor de oído es normal, pero hay que estar atento a las complicaciones.

Ver más
Reserva de hora