Clínica Universidad de los Andes / Noticia

Vitamina D: ¿Qué pasa si los exámenes indican un déficit?

Sin ella, los huesos pueden volverse más blandos y frágiles.

Al realizarse exámenes de rutina es común que se evalúe la cantidad de vitamina D que hay en el cuerpo. Si está baja, los médicos recomiendan suplementos que ayuden a que el nivel repunte. ¿Por qué es importante esta vitamina?

Se trata de un nutriente liposoluble esencial para la salud y el sistema inmune. “La vitamina D se encarga de que todos nuestros órganos funcionen bien y se ha visto que aquellos pacientes que tienen baja cantidad son propensos a contraer un mayor número de enfermedades. De hecho, con el COVID-19 quedó en evidencia que aquellos que estuvieron más graves, tenían este nutriente disminuido”, explica la Dra. Eliana Reyesnutrióloga del Programa de Obesidad y Diabetes de Clínica Universidad de los Andes.

Asimismo, tiene acciones fundamentales para fortalecer los huesos y mantenerlos saludables. Sin vitamina D, estos pueden volverse más blandos y frágiles. Además, si esta condición ya está muy avanzada, podría desarrollarse osteoporosis, enfermedad en la que los huesos se debilitan a tal nivel que pueden romperse con facilidad.

Cómo obtener vitamina D

La vitamina D se encuentra en pescados grasos, la yema del huevo, mantequilla, vísceras y en algunos quesos. Sin embargo, son alimentos que no se consumen diariamente en grandes cantidades, lo que hace difícil que –por la dieta– se pueda cumplir con los requerimientos necesarios. “La principal fuente de esta vitamina es la conversión de su precursor que está bajo la piel y que se adquiere gracias a la luz solar. La dieta, en el fondo, solo es complementaria”, agrega la especialista.  

La cantidad de vitamina D que se adquiere por la piel depende de muchos factores, como la hora del día, estación, tipo de piel y el estilo de vida que lleve cada persona pues, en muchos casos, la producción de esta vitamina puede verse disminuida considerablemente durante el invierno por la poca exposición al aire libre. Por esto, se recomienda exponerse al sol 20 a 30 minutos al día, evitando los horarios de mayor riesgo de radiación ultravioleta, es decir, entre las 11:00 y las 16:00 hrs.

Al respecto, el Dr. Gustavo Monckeberg, reumatólogo de la Clínica, agrega que actualmente, existe una controversia en el ambiente científico sobre la real importancia de buscar la deficiencia de vitamina D y tratarla. Una publicación reciente de la prestigiosa New England Journal of Medicine, establece que no se encontraron diferencias significativas entre la suplementación de vitamina D y el placebo para ninguno de los resultados buscados: disminución del riesgo de fractura, de caídas y de riesgo cardiovascular, además de alteraciones cognitivas. “Probablemente, la suplementación de vitamina D debe ser analizada más individualmente, pues no todo déficit de vitamina D en personas sanas, necesita ser tratada”, afirma el especialista.

Si te interesa este contenido, suscríbete a nuestro newsletter para recibir información.

Reserva de hora