SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Escoliosis

La escoliosis es una curvatura anormal de la columna vista de frente, como una letra “S”, que afecta a 3 de cada 100 personas, siendo dos veces más común en niñas que en niños. Esta curvatura anormal frecuentemente NO tiene causa conocida (idiopática), o en una minoría de casos, se puede producir por caderas desniveladas, malformaciones de las vértebras, costillas protuberantes o la prominencia de una paleta (escápula u omóplato) del hombro sobre la otra. 

La escoliosis se puede desarrollar a cualquier edad, pero es más frecuente después de los 10 años.  Se puede acompañar de cifosis postural o dorso curvo, que es una curva cuando se ve la columna de lado, y el paciente se ve “agachado”. 

Generalmente, el desarrollo de la escoliosis es paulatino y no produce ningún síntoma o dolor. Sin embargo, se sospecha de la escoliosis cuando:

  • Los hombros o caderas no están a la misma altura.
  • Se ve una curvatura anormal de la columna (inclinación evidente hacia un lado).
  • Una pierna es más corta que la otra.
  • Un omóplato se ve más prominente que el otro.
  • La pelvis parece estar inclinada.
  • Tener la espalda redondeada hacia adelante, agachado.

El tipo más frecuente de esta afección es la escoliosis idiopática y afecta al 2% de la población. Su causa es desconocida y se puede presentar desde el nacimiento, sin embargo, es más frecuente en la adolescencia. Por otra parte, los tipos menos habituales son causados por afecciones neuromusculares, como la parálisis cerebral infantil o la distrofia muscular, y por defectos congénitos de nacimiento que afectan la formación ósea de la columna vertebral.

El Centro de Columna de Clínica Universidad de los Andes busca prevenir, diagnosticar y ofrecer tratamiento y rehabilitación para pacientes con enfermedades que afectan la columna vertebral. Contamos con un equipo multidisciplinario, conformado por cirujanos de columna, traumatólogos de adulto y pediátrico, neurocirujanos, neurólogos, neurorradiólogos, fisiatras, reumatólogos, psicólogos y kinesiólogos, para entregar tratamientos integrales que solucionen de forma definitiva los problemas de columna.

Nuestro centro cuenta con los más altos estándares de seguridad y equipos de alta tecnología para un óptimo manejo del paciente.

El diagnóstico es confirmado por medio de una radiografía panorámica de columna que revela la curvatura de la columna vertebral.

El tratamiento dependerá de cada persona y de la edad y madurez esquelética, y de si se trata de una escoliosis leve, moderada o grave. Lo más probable es que en casos leves no se requiera tratamiento, pero en los demás, las opciones son:

Dispositivo de contención: es recomendado cuando los huesos aún están en desarrollo. El tipo de dispositivo más frecuente es un corset de plástico y tiene un contorno que se adapta al cuerpo, no se ve bajo la ropa ya que se ajusta debajo de los brazos y alrededor de la caja torácica. Es utilizado para evitar el avance de la curvatura de la columna, se usa de día y de noche.

Cirugía: este procedimiento reduce la gravedad de la curvatura de la columna vertebral y evita el empeoramiento de esta. La cirugía más frecuente para la escoliosis es una artrodesis instrumentada en donde se corrige la curva, se estabiliza con barras y tornillos metálicos que se unen a las vértebras para que no puedan moverse de forma independiente. El objetivo final es la fusión de las vértebras incluídas en la curva anormal mediante la colocación de injertos óseos entre ellas.

Si la escoliosis tiene un progreso rápido y se presenta a una edad temprana, los cirujanos pueden realizar cirugías sin fusión, que permitan crecimiento residual de la columna vertebral y de las cavidades toráxica y abdominal pero evitando la progresión de la curva patológica. Existen múltiples técnicas quirúrgicas que permiten alargar y/o guiar el crecimiento de la columna. Son cirugías menos invasivas que permiten diferir la cirugía definitiva hasta la madurez esquelética de la columna. La más conocida es la técnica de las barras crecedoras, que actualmente pueden ser electromagnéticas permitiendo un alargue progresivo sin requerir nuevas cirugías.

Existen complicaciones poco frecuentes de la cirugía de columna vertebral, que pueden incluir sangrado, infección, dolor y lesión neurológica, las que afortunadamente son la excepción, ocurriendo en un bajo porcentaje de cirugías.