SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Fobias

Las fobias forman parte de los trastornos de ansiedad más frecuentes y corresponden a un temor abrumador e irracional frente a objetos o situaciones que plantean un peligro real pequeño; sin embargo, provocan ansiedad y conductas de evitación. Estas fobias son duraderas, producen reacciones físicas y psicológicas intensas, y afectan el desempeño en el trabajo, estudios y entornos sociales.

Las fobias pueden aparecer por primera vez en la infancia, generalmente alrededor de los 10 años.

-       Temor, ansiedad y pánico cuando se está expuesto a lo que produce temor o cuando se piensa en eso (por ejemplo, un perro, una inyección, hablar en público).

-       Ser consciente de que estos temores son irracionales o exagerados, pero no se los puede controlar aunque se hagan esfuerzos.

-       Hacer todo lo posible para evitar el objeto o la situación.

-       Dificultad para tener un desempeño normal debido al temor.

-       Reacciones o sensaciones físicas (sudoración, latidos del corazón acelerados, opresión en el pecho o dificultad para respirar).

-       Presentar náuseas, tener mareos o sufrir desmayos en presencia de sangre o lesiones físicas.

-       En niños, tener berrinches, aferrarse, llorar, no querer alejarse de la madre o padre y negarse a lo que les produce temor.

Si bien no están claras las causas de las fobias, suelen darse por:

-        Experiencias negativas: muchas fobias aparecen como consecuencia de una experiencia negativa o un ataque de pánico relacionado con un objeto o una situación específica.

-        Genética y medio ambiente: puede haber una vinculación entre la fobia del afectado y la fobia o ansiedad de sus padres, lo que podría deberse a factores genéticos o a una conducta aprendida.

-        Función cerebral: los cambios en la actividad cerebral también pueden desempeñar un rol en el desarrollo de fobias (hiperactividad de circuitos de ansiedad).

-        Psicoterapia: hablar con un profesional de la salud mental, podría ayudar a un mejor manejo de la fobia, realizar una terapia de exposición o una terapia cognitiva conductual podría dar resultados eficaces.             

               - Terapia de exposición: cambia el modo en que se reacciona al objeto o a la situación que              genera miedo. La exposición gradual y reiterada a la fuente de la fobia puede ayudar a                 aprender a controlar la ansiedad.               

              - Terapia cognitiva conductual: Se aprenden maneras de ver y enfrentar el objeto o la                situación que genera miedo y se centra en desarrollar confianza en uno mismo y en dominar                los pensamientos y sentimientos, en vez de sentirse abrumados por ellos.

-        Tratamiento farmacológico: los medicamentos ayudan a reducir la ansiedad y los síntomas de pánico que se experimenta al pensar o exponerse al objeto o situación que genera miedo. Se pueden utilizar betabloqueantes o ansiolíticos.