SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Herpes Labial

La familia de los virus herpes tiene ocho miembros reconocidos enumerados del 1 al 8, siendo el 1 y 2 los tipos de virus herpes simple. Todos ellos tienen la capacidad de infectar al ser humano, quedar latentes y reactivarse frente a diversos factores gatilladores, incluso décadas más tarde de la infección primaria u original.

El virus herpes simple puede infectar piel y mucosas, en la piel preferentemente la zona perioral (herpes labial). El único reservorio de este virus es el ser humano e infecta a más del 90% de las personas, quienes tienen títulos de anticuerpos positivos medibles en sangre.

La mayor parte de las infecciones de virus herpes simple labial son por virus herpes simple tipo 1. Generalmente el primer brote aparece entre los 20 a 25 años, pero no es exclusivo. Sin embargo, la infección original ocurre sin síntomas en más del 90% de los casos y, muchas veces, en la infancia o adolescencia.  

Su transmisión se produce por contacto estrecho con saliva. En la zona de inoculación el virus se multiplica, viaja por la raíz del nervio afectado y se aloja en su ganglio en un estado de latencia o hibernación. 

Por diferentes gatilladores como estrés emocional o físico, fiebre, estados infecciosos, traumatismos de la zona, exposición solar, menstruación o cualquier situación de inmunodepresión el virus puede reactivarse, multiplicarse y viajar de vuelta por la misma raíz nerviosa a la piel. Estas apariciones posteriores se denominan brotes o recurrencias.

Los brotes o recurrencias pueden ser escasos o múltiples a lo largo de la vida, variable de persona a persona. En algunos casos estas recurrencias pueden ser asintomáticas, pero con la capacidad de excretar partículas virales y potencialmente infectar a otros, o como ocurre en la mayor parte de los casos, estos se expresan con manifestaciones clínicas de menor intensidad que la primera infección.

Cuando la infección original es sintomática, 10% de los casos, se puede manifestar en diferentes partes del cuerpo, la mayor parte como una inflamación dentro de la boca con fiebre, malestar general, ganglios inflamados (gingivoestomatitis herpética), queratoconjuntivitis, herpes neonatal, e infección herpética congénita, entre otras.

Lo habitual es que el herpes labial comience con:

Una sensación que puede ser una mezcla entre dolor, ardor, sensación quemante y picazón.

24 a 48 horas después, aparecen unas ampollas arracimadas sobre una base inflamada y enrojecida que luego se rompen, se secan formando costra y finalmente desaparecen sin rastro o con una coloración enrojecida, pero sin cicatriz.

El cuadro se acompaña de ganglios inflamados en la zona respectiva y tarda aproximadamente una semana en recuperarse.

En las personas sin compromiso del sistema inmune es un cuadro autolimitado sin mayores complicaciones, aunque podría sobreinfectarse con bacterias o micosis (hongos).

La mayor parte de las veces es un diagnóstico clínico, aunque frente a un caso dudoso se pueden realizar algunos exámenes de muestra de la zona afectada, cuyo rendimiento dependerá de la etapa que se está cursando. Casos de pacientes de edad avanzada o inmunocomprometidos pueden ser diseminados

El herpes labial es producido por el virus herpes simple, principalmente tipo 1.

El tratamiento del herpes labial considera el uso de antivirales por algunos días, reconocer y evitar en lo posible los factores gatilladores, manejar el dolor acompañante, si es necesario, y mejorar las condiciones inmunológicas de los pacientes que lo requieran.