SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Noticia

¿Un nódulo mamario es sinónimo de cáncer?

En el mes de la prevención del cáncer de mama aprovecha los precios preferenciales y hazte un chequeo.
04/11/2020
oncologia

Si bien una protuberancia en una de las mamas puede significar la presencia de un tumor cancerígeno, la mayoría de las veces solo corresponde a un nódulo benigno. Sin embargo, de todas maneras, debe ser analizado para descartar un posible cáncer.

“La gran mayoría de los nódulos mamarios (ya sea palpables o vistos por imágenes) son benignos. De hecho, son un hallazgo frecuente. La mayoría de las veces, no corresponden a un cáncer, sino simplemente a la proliferación de algún tipo celular que se reproduce con mayor velocidad de lo normal, acumulándose estas células y formando el nódulo. Por esto, los nódulos benignos no se malignizan. En el cáncer, en cambio, las células que proliferan tienen que ser además capaces de invadir y esta característica la tienen desde el principio, cuando son una lesión microscópica”,a/strong> explica la Dra. Verónica Mariani, cirujana especialista en mama de Clínica Universidad de los Andes.

Para analizar un nódulo

Todas las mujeres deberían realizarse a partir de la adolescencia el autoexamen, técnica que permite distinguir diferencias en la conformación de las mamas. Se recomienda consultar a un especialista si en este autoexamen se encuentra lo siguiente:

  • Un bulto o engrosamiento nuevo, de diferente consistencia al tejido circundante.
  • Alteraciones cutáneas como picazón, enrojecimiento, orificios o descamación.
  • Cambio de forma, tamaño o aspecto de las mamas.
  • Secreción en el pezón.
  • Pezón invertido.

A esto se suma dolor o demasiada sensibilidad que no está relacionada con la menstruación.

El especialista cuenta con diferentes herramientas para analizar un nódulo mamario. La primera es el examen físico y de palpación, que también incluye los ganglios axilares.

Los otros exámenes mamarios son de imágenes y pueden ser:

  • Mamografía: Consiste en una imagen de rayos X que se obtiene poniendo una mama sobre una placa y aplanándola con otra para que quede firme. Se repite lo mismo por los costados. Esto se realiza en un mamógrafo y por un tecnólogo médico experto.
  • Ecografía mamaria: Es un estudio sin radiación y consiste en analizar la zona con un transductor, para esto se aplica gel sobre el área. La paciente permanece acostada de espalda y de costado.
  • Resonancia nuclear magnética: Mediante un imán y ondas de radio se generan imágenes del interior de la mama.

Además, el doctor puede pedir una biopsia, que es una muestra de tejido que es analizada en el laboratorio de Anatomía Patológica.

“Las imágenes nos permiten revisar características de los nódulos y, según eso, determinar el grado de sospecha de malignidad. La única manera de tener certeza al respecto es mediante una biopsia. Pero inclusive en aquellos nódulos en que se solicita una biopsia debido a que existen elementos de su aspecto o evolución que presentan cierto grado de sospecha, una vez realizada, estos son benignos en la mayoría de los casos”, afirma la Dra. Mariani.

En cuanto a si es necesario extirpar un nódulo benigno, la doctora afirma que la mayoría de las veces no. En general, las indicaciones para operarlos consideran:

  • Tamaño: que midan más de 2,5 a 3 cm.
  • Evolución en su crecimiento: que crezcan sistemáticamente, aunque no hayan alcanzado aún el tamaño de 2,5 o 3 cm. Se puede plantear la indicación quirúrgica en un nódulo más chico que ha mostrado crecimiento importante o sostenido en sus controles.
  • Cuando producen molestias.
  • En aquellos en que la biopsia no logra descartar en un 100% la posibilidad de malignidad.
Para más información, puedes entrar aquí