The specified form no longer exists or is currently unpublished.
Mi Clínica UANDES

Contacto

Avda. Plaza 2501, Las Condes, Santiago. Chile

Mesa Central (56) 22 618 3000

Reserva de Horas (56) 22 618 3100

Rescate (56) 22 826 1111

contacto@clinicauandes.cl

Mi Clínica UANDES

Le recordamos que se mantiene la obligación de usar mascarilla en todo momento en los recintos de salud.

Le recordamos que se mantiene la obligación de usar mascarilla en todo momento en los recintos de salud.

Clínica Universidad de los Andes / Médicos y Especialidades / Diccionario Médico / Detalle Diccionario Médico

Audiometría

Es un examen para evaluar la capacidad auditiva, nos permite saber si la audición está dentro de valores normales o si existe algún grado de pérdida auditiva, cuantificando su grado y tipo. 

El proceso de audición tiene los siguientes pasos   

  1. Recepción de sonidos en el pabellón auricular llegando al conductivo auditivo externo
  2. El sonido viaja por el conducto auditivo externo hasta alcanzar el tímpano
  3. Las ondas sonoras chocan con el tímpano, el cual vibra
  4. La vibración pasa a los huesecillos hasta llegar a la cóclea
  5. Las vibraciones son convertidas en impulsos eléctricos
  6. Los impulsos eléctricos viajan por el nervio auditivo al cerebro, que las interpreta como sonidos
Si hay algún problema en esta cadena, la audiometría puede detectarlo y determinar el lugar específico. Para esto, toma en cuenta los dos parámetros con los que se pueden medir los sonidos:

Intensidad (volumen) 

Se mide en unidades llamadas decibeles. Aquí algunos ejemplos:

  • 60 decibeles: una conversación a volumen normal no es dañina
  • 80 decibeles: ruido de vehículos, puede ser riesgoso
  • 80 a 110 decibles: herramientas y escuchar música a volumen muy alto con audífonos, lo que se considera riesgoso
  • 120 decibeles o más: una sirena o un disparo, probablemente causen pérdida de audición

Tono (velocidad de vibración de las ondas sonoras)

Se mide en ciclos por segundo o Hertz. Las personas tienen un rango de audición de entre 20 y 20,000 Hz y nuestra voz varía entre los 500 y 3.000 Hz. 

La audiometría determina si la persona percibe los sonidos de manera normal. O, por el contrario, si tiene alguna pérdida auditiva, que puede ser poca capacidad de escuchar tonos altos o bajos, o si es que hay un problema en la conducción del sonido, el que viaja a través del conducto auditivo (conducción aérea) o a través de los huesos (conducción ósea). 

Es un examen ambulatorio, que no produce molestias ni dolor. Dura alrededor de 20 minutos.

Se realiza en una cabina insonorizada, el paciente permanece sentado y debe utilizar fonos para la medición, mediante los cuales se emitirán sonidos y pitidos con diferentes intensidad y tono.

El paciente debe indicar cada vez que los escuche, para identificar a qué volumen y tono escucha o no los sonidos.

Luego, se dictan palabras, las que debe repetir, lo que permite conocer su capacidad de discriminar, es decir, cuánto entiende de lo que escucha. Se aplicarán otras pruebas en caso necesario, como medición de la audición por vía ósea entre otras.


Para qué se pide

  • Para todas las personas con sospecha de pérdida auditiva

  • Para adultos mayores, así es posible detectar a tiempo algún déficit auditivo

  • Para quienes han sufrido algunas enfermedades que pudieran afectar la audición, tales como otitis a repetición, meningitis, accidentes a nivel cerebral, entre otros

  • Toda vez que el médico tratante lo requiera

No necesitan preparación previa ni tiene contraindicaciones.

Debe presentar orden médica,

El resultado se entrega al finalizar el examen.
Reserva de hora