Clínica Universidad de los Andes / Médicos y Especialidades / Diccionario Médico / Detalle Diccionario Médico

Hiperparatiroidismo

El hiperparatiroidismo es un trastorno en el cual las glándulas paratiroides, ubicadas en la parte inferior del cuello, producen hormona paratiroidea (HPT) en exceso, la cual es secretada a la sangre, provocando niveles altos de calcio y niveles bajos de fósforo, entre otras consecuencias.

Las glándulas paratiroides son cuatro y su principal función es mantener los niveles de calcio estables en la sangre, lo que es fundamental para un número importante de procesos en el organismo. Esto lo hacen a través de la producción de la parathormona o PTH.

Existen dos tipos de hiperparatiroidismo:

Primario: una o más glándulas paratiroides provoca un exceso de producción de la hormona paratiroidea, esto eleva los niveles de calcio en la sangre, lo cual, a su vez, puede originar diversos problemas de salud.

Secundario: se produce un aumento de los niveles de la hormona paratiroidea debido a una disminución de los niveles de calcio en el organismo.

El hiperparatiroidismo primario suele diagnosticarse antes de que los síntomas sean evidentes, al encontrar un nivel elevado de calcio en los análisis de sangre de rutina. Cuando se manifiestan los síntomas, estos son el resultado de daño o disfunción en otros órganos o tejidos debido a la presencia de altos niveles de calcio en la sangre y la orina, o desmineralización en los huesos.

Los síntomas pueden ser leves e inespecíficos, pero en algunos casos pueden llegar a ser graves. El rango de síntomas incluye:

El hiperparatiroidismo primario ocurre a causa de un problema en una o más de las cuatro glándulas paratiroides. La causa más frecuente es la presencia de un crecimiento benigno (no canceroso o adenoma) en una de las glándulas. También se puede deber al crecimiento (hiperplasia) de dos o más glándulas paratiroides.

En la mayoría de los casos, el hiperparatiroidismo primario suele ocurrir sin ningún factor predisponente previo, no obstante, algunas personas heredan un gen que causa el trastorno.

El hiperparatiroidismo secundario, en tanto, es el resultado de otra afección que disminuye los niveles de calcio en la sangre, lo cual afecta la función de la glándula. Esto hace que las glándulas paratiroides trabajen en exceso y produzcan elevadas cantidades de hormona paratiroidea para mantener o recuperar el nivel de calcio dentro del rango normal.

Los factores que pueden provocar hiperparatiroidismo secundario incluyen déficit de vitamina D e insuficiencia renal crónica. Estas son las causas más frecuentes de hiperparatiroidismo secundario y, por este motivo, ante el estudio de un exceso de hormona paratiroidea, siempre se debe evaluar la función renal y los niveles de vitamina D.

Asimismo, existen algunos factores de riesgo que predisponen a sufrir esta enfermedad, tales como:

  • Ser mayor de 60 años
  • Tener una insuficiencia grave y prolongada de calcio o vitamina D
  • Sufrir un trastorno genético poco común, como la neoplasia endocrina múltiple tipo 1
  • Haber recibido un tratamiento oncológico donde el cuello estuvo expuesto a radiación
  • Ser usuario de litio

El tratamiento del hiperparatiroidismo depende de su gravedad, para eso hay que tener en consideración la edad del paciente, el grado de elevación del calcio en la sangre, orina, presencia de cálculos renales y de osteoporosis.

En el caso de las personas con hiperparatiroidismo primario que no presentan estos criterios de gravedad, la hipercalcemia (mayor cantidad de calcio de lo normal en la sangre) puede tratarse con medidas diseñadas para reducir la concentración de calcio. Estas son:

  • Realizar actividad física
  • Dieta baja en calcio
  • Beber mucho líquido
  • Evitar medicamentos que pueden elevar la concentración de calcio en la sangre

En el caso de personas con síntomas o en aquellas que presenten criterios de enfermedad avanzada, el tratamiento más común es la cirugía para extirpar la o las  glándulas paratiroides.

Reserva de hora