SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Esofagitis Eosinofílica

La esofagitis eosinofílica es una patología crónica del sistema inmune. Consiste en que los eosinófilos, tipo de glóbulo blanco que está presente en el tubo digestivo, se acumulan en el revestimiento del esófago. Esto ocurre como rección a alérgenos que se encuentran en partículas inhaladas o ingeridas. Esta enfermedad puede afectar a población pediátrica y adulta con diagnóstico incluso en pacientes mayores.

Como resultado, el tejido (mucosa) que recubre esta parte del tubo esofágico resulta dañado o inflamado, dificultando el tragar.

Es muy importante consultar a un especialista, porque, de no ser tratada, la esofagitis eosinofílica puede provocar estrechamiento del esófago o dejar cicatrices en él. 

La endoscopía permite plantear el diagnóstico al encontrar surcos, anillos circunferenciales o exudado blanquecino en la mucosa. El estudio con biopsias de la mucosa esofágica siempre es necesario para confirmar el diagnóstico dado, encontrándose un aumento de los eosinófilos. 

La esofagitis eosinofílica puede manifestarse con:

- Disfagia (dificultad para tragar)

- Dolor o malestar en el centro del pecho y que no cede al consumir antiácidos

- Los alimentos quedan atascados en el esófago

- Reflujo gastroesofágico

- Vómitos

- Dolor abdominal

La esofagitis eosinofílica puede tratarse desde diferentes áreas, tales como:

- Alimentación: se establece un régimen sin los alimentos que pueden estar provocando la reacción alérgica. Entre ellos los más comunes son lácteos, trigo, soya, nueces, mariscos, pescados y huevo.

- Terapia farmacológica: se puede utilizar inhibidores de la bomba de protones o esteroides tópicos. En caso de refractariedad se ha planteado el uso de terapia biológica.

- Dilatación: en casos donde exista una estenosis infranqueable al paso del endoscopio.