SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Cáncer

El cáncer es una patología que se caracteriza por el desarrollo de células anormales que se multiplican rápidamente y no mueren. Estas células forman un tumor, invaden tejidos cercanos o se diseminan, es decir, hacen metástasis extendiéndose a otras partes del cuerpo.

Este desarrollo de células anormales puede afectar a una gran cantidad de órganos y provocar cáncer en distintas ubicaciones destacándose cuello uterino, mama,  pulmón,  colon,  próstata,  piel, entre muchos otros. Se estima que esta patología es la segunda causa de muerte a nivel mundial. Sin embargo, un diagnóstico oportuno mejora considerablemente el pronóstico de vida de las personas afectadas en algunos tipos de tumores.

Haz click aquí para reservar hora con los especialistas que tratan esta enfermedad

Los signos y síntomas dependerán de el o los órganos afectados por el cáncer. Sin embargo, existen algunos síntomas generales asociados a esta patología que incluyen:

- Fatiga
- Aumento o pérdida de peso no intencionales
- Aparición de un bulto palpable bajo la piel
- Piel con tono amarillento, oscuro o enrojecido
- Cambios en lunares
- Aparición de llagas difíciles de curar
- Cambios al orinar o defecar
- Tos persistente
- Dificultad para respirar o tragar
- Voz ronca
- Indigestión persistente
- Malestares después de comer
- Dolor muscular o articular, sin causa aparente
- Fiebre
- Sudoración nocturna
- Aparición de hematomas
- Baja de peso no explicada.

El ADN de las células está encargado de indicar a éstas las funciones que deben realizar, cómo crecer o dividirse. En ocasiones, existen mutaciones en el ADN que provocan la detención del funcionamiento normal de las células, convirtiéndolas en células cancerosas anormales que se multiplican rápidamente, pudiendo formar un tumor, invadir tejidos cercanos y/o diseminarse a otras partes del cuerpo.

Cabe destacar que un porcentaje bajo de estas mutaciones son genéticas de nacimiento. Sin embargo, un número más alto de estas mutaciones son causadas por factores como, el tabaquismo, la radiación, virus, exposición a agentes cancerígenos, obesidad, inflamación crónica y sedentarismo

Diagnosticar oportunamente a un paciente con cáncer incidirá en un pronóstico favorable, por lo que es muy importante que los pacientes se realicen periódicamente exámenes preventivos para detectar anomalías.

El tratamiento dependerá del tipo de cáncer y del estadio en el que se encuentra éste. Sin embargo, se suelen utilizar los siguientes tratamientos:

- Tratamiento primario: tiene por objetivo extirpar el cáncer por completo del cuerpo a través de una cirugía y, en situaciones excepcionales, con radioterapia en dosis altas.

- Tratamiento adyuvante: se busca destruir las células cancerosas que pueden haber quedado después del tratamiento primario. Incluye habitualmente a la radioterapia y quimioterapia.

- Radioterapia: se utilizan haces de energía de alta potencia para destruir células cancerosas. Estos haces de energía pueden ser con un haz externo, es decir, provienen de una máquina que está fuera del cuerpo o se puede realizar internamente como ocurre, por ejemplo, habitualmente en la braquiterapia. Este tratamiento puede ser combinado con quimioterapia en ciertas situaciones.

- Quimioterapia: se utilizan medicamentos con sustancias químicas para destruir las células cancerosas. Estos fármacos pueden ser administrados al paciente de forma intravenosa u oral y, en ocasiones, de ambas formas.

- Tratamiento paliativo: tiene por objetivo ayudar a aliviar los efectos secundarios provocados por el cáncer y puede usarse simultáneamente con el resto de los tratamientos.

- Inmunoterapia: se utiliza el sistema inmunitario para combatir el cáncer, es decir, se ayuda al sistema inmune a detectar el cáncer y atacarlo.

- Tratamiento hormonal: en ocasiones, las mismas hormonas que produce el cuerpo potencian el crecimiento de células cancerosas, por esta razón es que con este tratamiento se busca eliminar o anular los efectos de ciertas hormonas para evitar el crecimiento de estas células.

- Terapias dirigidas: algunos tumores presentan una mutación de un gen que genera el desarrollo de este y que se puede bloquear con un medicamento que es activo específico contra esta alteración, lográndose mejores resultados.