SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Aterosclerosis

El 35.4 % de la población chilena tiene dislipidemia (colesterol alto).

La arteriosclerosis es una afección en la que los vasos sanguíneos se rigidizan y engrosan, pudiendo limitar el flujo de sangre dentro de ellos. La aterosclerosis, en particular, se refiere a la acumulación de placas en las paredes, lo que puede reducir el lumen de los vasos sanguíneos y derivar en su posterior obstrucción.

La placa es una sustancia pegajosa compuesta por grasa, colesterol, calcio y otras sustancias que se encuentran en la sangre. Esta placa se endurece y angosta las arterias, lo que limita el flujo de sangre rica en oxígeno y nutrientes. Si la placa de la arteria se rompe, puede desarrollar un coágulo que podría provocar un ataque cardíaco o un ataque cerebrovascular. Desde los 10 años de edad se comienza a depositar colesterol en la pared de las arterias. Esto va aumentando a lo largo de la vida y se acelera si se tiene niveles de colesterol alto en la sangre.

La aterosclerosis podría ser la causa de problemas graves, como enfermedad de las arterias coronarias y su posible derivación en angina de pecho o ataque cardíaco, enfermedades de las arterias carótidas que podrían provocar un ataque cerebral y enfermedad arterial periférica que puede generar adormecimiento, dolor e infecciones en los brazos, piernas y pelvis.

Los síntomas de la aterosclerosis se desarrollan de forma gradual y es posible que no existan hasta que una arteria se estreche u obstruya por completo. Muchos pacientes no saben que la padecen hasta que tienen una emergencia médica.

Algunos síntomas dependerán de las arterias afectadas y podrían ser:

  • Dolor en el pecho o presión.
  • Entumecimiento o debilidad en los brazos o en las piernas.
  • Dificultad para hablar o balbuceo.
  • Pérdida temporal de la visión.
  • Dolor en las piernas cuando caminas o claudicación (cojeo).
  • Presión arterial alta o insuficiencia renal.

Se desconoce la causa exacta de la aterosclerosis, pero esta puede comenzar con daños o lesiones en la capa interna de la arteria. Estos daños pueden ser provocados por:

-        Presión arterial alta

-        Niveles elevados de colesterol o triglicéridos

-        Tabaquismo

-        Resistencia a la insulina

-        Obesidad

-        Diabetes

-        Inflamación producida por enfermedades como artritis, lupus u otras infecciones.

Por otra parte, existen factores de riesgo como falta de ejercicio, dieta no saludable y antecedentes familiares de enfermedades del corazón.

Contamos con un equipo multidisciplinario de expertos enfocados en entregar un diagnóstico certero y con la más moderna tecnología para tratar a nuestros pacientes de aterosclerosis.

El diagnóstico se puede confirmar a través de un análisis de sangre, una ecografía Doppler, el índice tobillo-brazo, un electrocardiograma o una prueba de esfuerzo.

El médico podría recomendar medicamentos, procedimientos quirúrgicos o un cambio en el estilo de vida, es decir, realizar actividad física, seguir una dieta saludable y dejar de fumar.

Medicamentos: estos pueden reducir la velocidad de los efectos de la aterosclerosis evitando la acumulación de colesterol en la pared arterial.

Procedimientos quirúrgicos: cuando se tiene síntomas graves o una obstrucción que amenaza la supervivencia del tejido muscular o cutáneo, será necesario un procedimiento quirúrgico. Las opciones son:

-        Angioplastia y colocación de stents: se inserta un catéter hasta la parte bloqueada, donde se infla un balón que comprime los depósitos contra las paredes de las arterias. Generalmente, se deja un tubo de malla (stent) en la arteria, para mantenerla abierta. Puede realizarse con un procedimiento mínimamente invasivo.

-        Endarterectomía: se extraen quirúrgicamente los depósitos grasos de las paredes de la arteria bloqueada. Puede realizarse con cirugía mínimamente invasiva.

-        Terapia fibrinolítica: este procedimiento consiste en inyectar un medicamento que disuelva el coágulo que está obstruyendo la arteria (en caso de un accidente de placa agudo). 

-        Cirugía de bypass: en este procedimiento se crea un bypass con injerto de un vaso sanguíneo de otra parte del cuerpo, o un tubo hecho de tejido sintético. El bypass permitirá que la sangre fluya alrededor de la arteria bloqueada. Se realiza con cirugía a corazón abierto o de manera mínimamente invasiva.