SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Bulimia

La bulimia nerviosa es un trastorno alimentario grave y potencialmente mortal. Las personas que tienen este trastorno tienen episodios de atracones, es decir, ingieren grandes cantidades de alimentos y pierden de esta forma el control de su alimentación, y luego vomitan, para compensar la gran ingesta de calorías y así prevenir el aumento de peso. Habitualmente su peso es normal o sobrepeso.

Entre el 2 y 4% padecen de bulimia nerviosa.

Los signos y síntomas de la bulimia pueden incluir lo siguiente:

-       Preocuparse por la forma del cuerpo y el peso.

-       Vivir con miedo a aumentar de peso.

-       Tener episodios repetidos de comer cantidades excesivas de alimentos de una sola vez.

-       Sentir pérdida del control durante el atracón.

-       Forzar el vómito.

-       Usar laxantes, diuréticos o enemas después de comer cuando no son necesarios.

-       Ayunar, restringir las calorías, evitar ciertos alimentos o hacer ejercicio en exceso entre atracones.

-       Usar suplementos dietéticos o productos a base de hierbas para bajar de peso.

Se desconoce la causa exacta de la bulimia. Muchos factores pueden influir en el desarrollo de trastornos alimentarios, entre ellos la genética, la biología, la salud emocional, las expectativas sociales y otros aspectos.

La combinación de psicoterapia y antidepresivos puede ser el tratamiento más eficaz para superar este trastorno.

Psicoterapia:

-       Terapia cognitivo-conductual: ayuda a normalizar los patrones de alimentación e identificar las creencias y conductas negativas y poco saludables.

-       Tratamiento basado en la familia: ayuda a los padres a intervenir.

-       Psicoterapia interpersonal: aborda las dificultades en los vínculos estrechos y mejora las habilidades de comunicación y resolución de problemas.

Medicamentos: Los antidepresivos pueden ayudar a aliviar síntomas de la bulimia.

Hospitalización: Si los síntomas son graves y tienen complicaciones, es posible que sea necesario un tratamiento con hospitalización.