SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Enfermedad de Meniere

Afecta aproximadamente a 2 de cada 1.000 personas.

Es más habitual entre los 40 y 60 años.

La Enfermedad de Meniere es un trastorno del oído interno que afecta tanto el equilibrio como la audición. El oído interno está compuesto por tubos llenos de líquido llamados canales semicirculares, que se encargan del equilibrio, y la cóclea o caracol, encargada de la audición. Para que estas estructuras funcionen bien, el líquido en su interior debe estar a una presión adecuada, función ejercida por el saco endolinfático. Cuando este se obstruye, dificulta la capacidad para filtrar y eliminar líquido del oído interno, generando alteraciones en la audición y/o el equilibrio.

Esta patología afecta aproximadamente a 2 de cada 1.000 personas, especialmente en el tramo de edad de 40 a 60 años. Generalmente, se da en un oído y empieza con una pérdida de audición, acompañada de una sensación de presión y de un ruido en el oído (tinnitus), y puede ser seguido por un episodio de mareo o vértigo.

Los síntomas pueden presentarse diariamente o una vez al año, suelen ser de inicio brusco e ir empeorando con el tiempo. Suelen darse como “ataques” en que durante algunos días o semanas están presentes. Estos síntomas son:

  • Pérdida de la audición.
  • Percepción de un ruido o zumbido en el oído (tinnitus).
  • Presión en el oído o sensación de tener el oído tapado.
  • Episodios de vértigo que pueden durar minutos a días y podrían provocar náuseas, vómitos y sudoración intensa.
  • Dolores de cabeza o abdominales y movimientos incontrolables del ojo.

Las causas de esta patología son desconocidas, sin embargo, se evidencia un aumento de la presión del líquido del oído interno, llamado endolinfa, que se relaciona con la dificultad de la absorción del mismo.

En algunos casos, el síndrome de Meniere es vinculado con traumatismo craneal, infección del oído medio, sífilis, alergias, consumo de alcohol, fatiga, enfermedades virales recientes, infección respiratoria, tabaquismo, estrés, uso de ciertos medicamentos y antecedentes familiares. 

 

Contamos con un equipo multidisciplinario de expertos enfocados en entregar un diagnóstico certero y con la más moderna tecnología para tratar a nuestros pacientes con síndrome de Meniere.  

El médico analizará la historia clínica del paciente y realizará una evaluación auditiva y del equilibrio, junto con pruebas que descarten otras patologías.

No existe cura para este síndrome, sin embargo, algunos cambios en el estilo de vida y tratamientos podrían ayudar a reducir la gravedad y la frecuencia de los episodios de vértigo, tales como una alimentación más saludable y bien balanceada, limitar el consumo de sal, alcohol y cafeína, evitar el tabaquismo, ejercitarse frecuentemente y dormir lo suficiente.

Tratamiento farmacológico: se pueden indicar medicamentos para el vértigo, los que ayudan a disminuir la gravedad de un episodio, reduciendo la sensación de mareo y ayudan a controlar las náuseas.

Audífonos: estos implementos pueden mejorar la audición del paciente.

Cirugía: es la opción cuando los episodios de vértigo son graves y los tratamientos anteriores no ayudan. Pueden realizarse:

Procedimiento de saco endolinfático: se descomprime el saco endolinfático, lo que puede aliviar los niveles de exceso de líquido en el oído interno.

Laberintectomía: se extrae la porción donde está la función del equilibrio del oído interno, eliminando también la función auditiva del oído afectado. Este procedimiento se realiza sólo si existe pérdida total o casi total de la audición.

Sección del nervio vestibular: se corta el nervio vestibular, que conecta el equilibrio y los sensores de movimiento entre el oído interno y el cerebro. Así se corrigen los problemas de vértigo mientras se intenta mantener la audición del oído afectado.