SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Hidrocefalia

La hidrocefalia consiste en una acumulación de líquido cefalorraquídeo en el cerebro y es uno de los trastornos cerebrales infantiles más comunes. Esta acumulación de líquido provoca un aumento del tamaño de los ventrículos que ejercen una presión peligrosa sobre el cerebro.

El líquido cefalorraquídeo protege y amortigua el cerebro, sin embargo, cuando existe demasiada cantidad, este genera una presión peligrosa en el cerebro que podría dañar los tejidos cerebrales y provocar deterioros en la función cerebral.

Existen dos tipos de hidrocefalia:

- Hidrocefalia congénita: se presenta al nacer y ocurre por problemas genéticos o que ocurren en el desarrollo del feto durante el embarazo. El signo más visible de esta patología corresponde al tamaño de la cabeza.

Hidrocefalia adquirida: puede afectar a personas de cualquier edad y puede ocurrir por traumatismos en la cabeza, tumores, infecciones, derrames y hemorragia cerebrales.  

Los signos y síntomas de la hidrocefalia varían según la edad en que se presenta esta condición e incluyen:

Lactantes:

   - Cabeza más grande de lo normal

   - Aumento rápido del tamaño de la cabeza

   - Un punto blando, hinchado o tenso en la parte superior de la cabeza (fontanela)

   - Vómitos

   - Somnolencia

   - Irritabilidad

   - Inapetencia

   - Convulsiones

   - Crecimiento deficiente

Niños:

   - Dolor de cabeza

   - Visión borrosa o doble

   - Somnolencia o letargo

   - Náuseas o vómitos

   - Falta de equilibrio y coordinación

   - Inapetencia

   - Convulsiones

   - Incontinencia urinaria

   - Irritabilidad, cambios conductuales o de la personalidad

   - Problemas de aprendizaje

Adultos:

   - Dolor de cabeza

   - Letargo

   - Pérdida de coordinación o equilibrio

   - Incontinencia urinaria o necesidad frecuente de orinar

   - Fenómenos visuales

Adultos mayores: 

   - Pérdida de la memoria

   - Dificultad para caminar o arrastre de pies

   - Incontinencia urinaria

La hidrocefalia ocurre por un desequilibrio entre la cantidad de líquido cefalorraquídeo producido y el que se absorbe en el torrente sanguíneo. Esto puede ser causado por una obstrucción parcial del flujo normal del líquido, mala absorción y producción excesiva del líquido. Sin embargo, la causa exacta se desconoce.

La hidrocefalia congénita puede ocurrir por un desarrollo anormal del sistema nervioso central que obstruye el flujo de líquido cefalorraquídeo, un sangrado dentro de los ventrículos y una infección en el útero durante el embarazo. Mientras que la hidrocefalia adquirida puede ocurrir por traumatismos en la cabeza, tumores, infecciones o derrames cerebrales.

Esta patología puede causar daños severos en el cerebro provocando problemas de desarrollo físicos y mentales.

La hidrocefalia puede ser mortal y el objetivo del tratamiento es mantener en rangos normales los niveles de líquido cefalorraquídeo para que el paciente pueda llevar una vida normal. 

Sistema de drenaje o derivación: este es un procedimiento quirúrgico en el que inserta un tubo largo y flexible en un ventrículo del cerebro que se encarga de mantener el flujo del líquido cerebral en una dirección correcta y con una velocidad adecuada.

Ventriculostomía endoscópica: en este procedimiento el especialista realiza un orificio en uno de los ventrículos que permita que el líquido cefalorraquídeo fluya hacia fuera del cerebro. Cabe destacar que esta cirugía sólo se puede realizar en algunos casos.

La hidrocefalia podría provocar otras complicaciones que necesitan tratamientos adicionales que pueden realizar pediatras o fisiatras, neurólogos pediátricos, terapeutas ocupacionales, psicólogos, etc.