SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Cálculos biliares o colelitiasis

La vesícula biliar es una pequeña bolsa que se encuentra entre el hígado y el intestino. Se encarga de almacenar la bilis producida por el hígado (un líquido que facilita la absorción de algunos alimentos). El conducto que une el hígado con el intestino se llama colédoco y es al colédoco donde la vesícula vacía su contenido, al igual que el páncreas.

La colelitiasis es la formación de piedras (cálculos) en el interior de la vesícula biliar. En muchas ocasiones no producen ningún tipo de problemas y son diagnosticadas de forma accidental, al hacerse una ecografía abdominal.

En otras ocasiones, pueden producir diversas complicaciones como inflamación de la vesícula (colecistitis), infección del colédoco (colangitis), inflamación del páncreas (pancreatitis).

Haz click aquí para reservar hora con los especialistas que tratan esta enfermedad

La colelitiasis puede no producir síntomas. Los pacientes se encuentran asintomáticos y las piedras se descubren por casualidad. La posibilidad de que estas personas desarrollen complicaciones a lo largo de su vida es pequeña.

No hay muchos estudios, pero se estima que tan sólo 1 de cada 5 (20%) desarrollará algún problema mayor relacionado con las piedras durante el resto de su vida.

Cuando sí se presentan síntomas, estos pueden ser:

- Cólico biliar: dolor intenso, en la región superior derecha del abdomen, en ocasiones irradiado hacia la zona del estómago, la espalda o el hombro derecho, y generalmente acompañado de náuseas y vómitos. Se produce como consecuencia de que una de las piedras del interior de la vesícula intenta salir. Generalmente la piedra obstruye parcialmente la salida de bilis de la vesícula y es lo que produce el dolor.

El cólico biliar puede aparecer después de una comida grasa copiosa y puede durar unos minutos o varias horas. Si se prolonga mucho en el tiempo hay que pensar que pueda existir una inflamación de la vesícula (colecistitis).

- Coledocolitiasis: la piedra, si ha salido de la vesícula, llega al colédoco donde puede quedar atrapada obstruyendo la salida de la bilis y de jugos pancreáticos. Clínicamente produce el mismo dolor y vómitos que el cólico biliar, pero puede verse que el paciente está algo amarillo (ictericia) y que la orina es más oscura.

Pancreatitis aguda: la piedra, al taponar el colédoco, impide también la salida de líquido desde el páncreas ocasionando su inflamación.

- Colecistitis: la piedra impide la salida de bilis desde la vesícula la cual se inflama. El dolor se prolonga en el tiempo durante horas y suele asociarse fiebre y malestar general.

No se conocen con exactitud las causas para que se formen piedras en la vesícula, pero se ha observado con mayor frecuencia en:

- Mujeres, sobre todo por uso de anticonceptivos orales o si han tenido varios hijos.

- Personas con obesidad.

- Personas que consumen dietas ricas en colesterol.

- Personas que tienen una brusca pérdida de peso.

- Quienes consumen algunas medicinas, como los fibratos para bajar los triglicéridos.

- Si hay presencia de enfermedades que destruyen glóbulos rojos en el interior de la sangre (anemias hemolíticas).

Las piedras pueden ser de colesterol (80% de las ocasiones) o de bilirrubina (20%). Estas últimas se producen con más frecuencia en personas con anemias hemolíticas.

La presencia de colelitiasis sintomática tiene indicación de extirparla quirúrgicamente. Cuando son un hallazgo, asintomática, debiera realizarse cirugía también, aunque en algunos países es discutible esta conducta. En Chile, por el hecho de tener una alta incidencia de cáncer vesicular asociado a cálculo, se aconseja realizar la cirugía.

La forma estándar hoy es por vía laparoscópica, esta se puede realizar de la forma tradicional con 4 pequeñas incisiones en la pared abdominal, y la forma umbilical en que la incisión es sólo por el ombligo, que tiene una ventaja estética importante.

La colecistectomía tradicional abierta se realiza cuando existen dificultades o contraindicaciones para realizar una colecistectomía laparoscópica.

El diagnóstico de colelitiasis se realiza mediante una ecografía abdominal, observándose piedras en el interior de la vesícula. La ecografía también sirve para diagnosticar las posibles complicaciones, sin embargo, a veces es necesario realizar otras pruebas de imágenes, como una resonancia magnética o una colangiorresonancia.