SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Dolor pélvico y Dolor pélvico crónico

El dolor pélvico corresponde al dolor percibido en la zona baja del abdomen y/o en la vagina o la vulva, que puede presentarse en forma aguda, en forma cíclica o en forma.

El dolor pélvico es uno de los motivos de consulta más frecuente en ginecología en mujeres en etapa media de la vida, es decir entre 40 y 60 años, afectando una de cada siete mujeres. El dolor agudo, ya sea de días o semanas de evolución, debe ser tratado para evitar que se convierta en un dolor de tipo crónico, cuya duración es mayor y que repercute en forma muy negativa en la calidad de vida de la mujer.

El dolor cíclico que se presenta con la menstruación, frecuente también en adolescentes, se denomina “dismenorrea” y puede ser categorizada en distintos grados según el compromiso en la vida diaria de la mujer que lo padece.

Dolor pélvico crónico

Se denomina dolor pélvico crónico a aquel dolor que se presenta en el abdomen bajo, es decir, debajo del ombligo y entre las caderas, el cual tiene una duración mayor a seis meses y que no se asocia a los ciclos menstruales.

Este se puede manifestar como dolor cólico, ardor, presión o pesadez en la pelvis y puede ser un síntoma de otras enfermedades o una afección en sí misma.

En muchas ocasiones no es fácil clasificar de manera simple las causas del dolor pélvico crónico.

 

Haz click aquí para reservar hora con los especialistas que tratan esta enfermedad

Los signos o síntomas más frecuentes del dolor pélvico crónico incluyen:

- Dolor constante o intermitente
- Dolor punzante
- Dolor tipo cólicos
- Ardor en la zona pélvica
- Presión o pesadez en la pelvis
- Dolor durante las relaciones sexuales
- Dolor al orinar
- Dolor al defecar
- Una combinación de los anteriores

    El dolor pélvico crónico se caracteriza por ser una afección compleja que puede estar causada por diversas y múltiples causas, tales como:

    - Endometriosis
    - Enfermedad inflamatoria pélvica crónica
    - Síndrome de vejiga dolorosa
    Prostatitis
    - Síndromes miofasciales
    - Patología Colorrectal
    Síndrome de intestino irritable
    Otras

    El objetivo principal del tratamiento consiste en la reducción de los síntomas y del dolor, para así mejorar la calidad de vida de los pacientes.

    Cuando es posible determinar una causa específica del dolor pélvico crónico, el tratamiento deberá centrarse en esa afección. Sin embargo, cuando no es posible determinar una causa, se puede realizar una combinación de tratamientos para obtener buenos resultados.

     Tratamiento farmacológico: el tipo de medicamento dependerá de cada caso. Por lo general se utilizan analgésicos, antibióticos, antidepresivos, etc.

     Fisioterapia: mediante ejercicios de estiramiento, masajes y estimulación nerviosa eléctrica transcutánea en pacientes elegidos puede mejorar el dolor pélvico crónico.

    Inyecciones de medicamentos anestésicos: cuando es posible encontrar puntos específicos de dolor, se puede inyectar directamente sobre estos puntos gatillo medicamentos que bloqueen el dolor y alivien las molestias.

    Cirugía: cuando se identifica patología pelviana como patología uterina, tumor pélvico de origen ginecológico, urinario o digestivo, endometriosis u otros; podría someterse a una cirugía idealmente laparoscópica para resolver la patología.

    Determinar la causa el dolor pélvico crónico puede ser complejo y se requiere de la participación de un equipo multidisciplinario (urólogo, ginecólogo, coloproctólogo, gastroenterólogo, psiquiatra, anestesista especialista en dolor, kinesióloga, entre otros).

    La paciente podría necesitar diferentes exámenes dependiendo su sintomatología.

    Una historia detallada junto con un examen físico minucioso son el primer paso. Luego y dependiendo de los hallazgos se puede requerir: análisis de laboratorio (sangre y orina), pruebas de imágenes (ecografías, radiografías o resonancia magnética) y/o exámenes endoscópicos (colonoscopia, endoscopia digestiva alta, cistoscopia).