SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Fracturas por estrés

Las fracturas por estrés son pequeñas grietas en un hueso, causadas por una fuerza repetitiva por periodos prolongados y por el uso excesivo, como al correr largas distancias.

Las fracturas por estrés corresponden al 1-20% (según diferentes estudios) de todas las lesiones deportivas y el atletismo es el deporte más afectado. También se observan en fútbol, basquetbol, gimnasia y hockey césped. En general son más frecuentes en deportistas de elite, pero se observan también en deportistas amateur que aumentan la intensidad y las horas de entrenamiento.

Las fracturas más comunes se dan en huesos que soportan carga, como la tibia, los metatarsos, el tarso y fémur.

Las fracturas por estrés se pueden clasificar en:

Fracturas de bajo riesgo: en la mayoría de estos casos las fracturas sanan con reposo o inmovilización y no existen mayores complicaciones. Su tasa de recurrencia es baja y afectan principalmente el fémur, la tibia, las costillas, el cúbito y el metatarso.

Fracturas de alto riesgo: en estos casos las probabilidades de complicaciones como no-unión o recurrencia son mayores, el tiempo de reposo es largo y en ocasiones se debe realizar un procedimiento quirúrgico. Estas fracturas afectan al cuello del fémur, proceso lateral del talo o astrágalo, maléolo medial, navicular, quinto metatarso y huesos sesamoideos del pie.

Los principales síntomas de una fractura por estrés son:

Dolor localizado que se acentúa con la realización de ejercicio.

Hinchazón alrededor del área afectada.

Las fracturas por estrés suelen ser consecuencia del aumento de la cantidad y/o intensidad de actividades deportivas.

Los factores que aumentan el riesgo de sufrir una fractura por estrés incluyen determinados deportes como el atletismo, baloncesto, tenis, danza o gimnasia, superficie de entrenamiento dura, alteraciones posturales, pie plano o arcos altos y rígidos, falta de nutrientes como vitamina D y calcio.

El Servicio de Traumatología y Ortopedia de Clínica Universidad de los Andes cuenta con diferentes especialidades, entre estas se encuentra la Medicina Deportiva. Contamos con un equipo altamente especializado y tecnología avanzada, para dar un tratamiento oportuno enfocado en la rehabilitación integral de nuestros pacientes.

Para diagnosticar fracturas por estrés se realiza un examen físico detallado y una tomografía axial computarizada o una resonancia magnética. El tratamiento dependerá de la gravedad de la lesión, cuando se trata de fracturas de bajo riesgo, el paciente debe realizar reposo deportivo y corregir los factores de riesgo.

Cuando se trata de fracturas de alto riesgo debe realizarse un procedimiento quirúrgico, estas cirugías son recomendadas cuando existen complicaciones como no-unión, unión retardada o recurrencia.

Una vez que el paciente se recupera, el reintegro deportivo debe ser paulatino para permitir que el hueso se adapte a la carga gradual. Cabe destacar, que los pacientes pueden mantener su estado aeróbico, andando en bicicleta, nadando o trotando en agua.